COVID 19. FISIOTERAPIA

Es indudable que cuando comenzó la crisis sanitaria por la Covid-19, en la Fisioterapia que es una disciplina en la que se mantiene un contacto muy directo entre paciente y Fisioterapeuta, hubo que establecer unos controles muy estrictos en cuanto a medidas de prevención para evitar posibles contagios (uso de mascarillas por parte del paciente y del Fisioterapeutas, uso de pantalla facial en el caso del Fisioterapeuta, lavados de manos tanto al comenzar como al finalizar tratamientos con agua y jabón o gel hidroalcohólico) que, si bien no reducen al 0% la posibilidad de contagios ya que el riesgo 0 no existe, sí que consiguen minimizar los mismos permitiendo la realización de la actividad y que los pacientes se puedan beneficiar de los tratamientos que necesitan.

Además, al tratarse de un virus con importantes consecuencias respiratorias (más allá de que existen otro tipo de complicaciones de índole muy diversa que se han ido detectando con el paso del tiempo, como complicaciones circulatorias con formación de trombos, etc), el papel del Fisioterapeuta en el tratamiento de pacientes aquejados de esta patología tanto en el período de ingreso, si es que éste es necesario, como posteriormente es de vital importancia.

Como se indica, el Fisioterapeuta tiene un valor muy importante en el tratamiento de pacientes que se encuentran hospitalizados a causa de la Covid 19 en cuanto a la valoración del estado respiratorio (con por ejemplo escalas para la valoración de la disnea) o al estado físico / motor, también con diversas escalas de valoración del mismo, e intervenciones terapéuticas sobre estos ámbitos, es muy importante también tratar esta patología de manera posthospitalaria. En estos casos, más allá de la presencia de otras consecuencias propias de esta patología o que vengan como consecuencia de patologías previas del paciente, el Fisioterapeuta tendrá un papel muy importante en la recuperación respiratoria (trabajo de la capacidad ventilatoria mediante ejercicios respiratorios específicos) y funcional del paciente (movilizaciones, reentrenamiento de la marcha si es preciso). Por ello, recomendamos que, una vez finalizado el período de hospitalización, se pongan en contacto con algún servicio de Fisioterapia para que se les haga una valoración específica de su estado y se continúe con un tratamiento enfocado a la recuperación del paciente.

Fernando Molins Sánchez

Fisioterapeuta Idealia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *