Archivo de la etiqueta: tercera edad

Los Derechos Humanos en la Tercera Edad (Part. II)

 

Principios a  favor de las personas de edad

La Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó los siguientes Principios en Favor de las Personas de Edad:

Independencia

Las personas de edad deberán:

  1. Tener acceso a alimentación, agua, vivienda, vestuario y atención de salud adecuados.
  2. Tener la oportunidad de trabajar o de tener acceso a otras oportunidades de obtener ingresos.
  3. Poder participar en la determinación de cuándo y en qué medida dejarán de desempeñar actividades laborales.
  4. Tener acceso a programas educativos y de capacitación adecuados.
  5. Tener la posibilidad de vivir en entornos seguros y adaptables a sus preferencias personales y a los cambios de sus capacidades.
  6. Poder residir en su propio domicilio por tanto tiempo como sea posible.

Participación

  1. Permanecer integradas en la sociedad, participar activamente en la formulación y la aplicación de las políticas que afectan directamente su bienestar y poder compartir sus conocimientos con las generaciones más jóvenes.
  2. Poder buscar y aprovechar oportunidades de prestar servicio a la comunidad y de trabajar como voluntarios en puestos apropiados a sus intereses y capacidades.
  3. Poder formar grupos o asociaciones.

Cuidados

  1. Poder disfrutar de los cuidados y la protección de la familia y la comunidad de conformidad con el sistema de valores culturales de cada sociedad.
  2. Tener acceso a servicios de atención de salud que les ayuden a mantener o recuperar un nivel óptimo de bienestar físico, mental y emocional, así como a prevenir o retrasar la aparición de enfermedades.
  3. Tener acceso a servicios sociales y jurídicos que les aseguren mayores niveles de autonomía, protección y cuidado.
  4. Tener acceso a medios apropiados de atención institucional que les proporcionen protección, rehabilitación y estímulo social y mental en un entorno humanitario y seguro.
  5. Poder disfrutar de sus derechos humanos y libertades fundamentales cuando residan en hogares o instituciones donde se les brinden cuidados o tratamiento, con pleno respeto de su dignidad, creencias, necesidades e intimidad, así como de su derecho a adoptar decisiones sobre su cuidado y sobre la calidad de su vida.

Autorrealización

  1. Poder aprovechar las oportunidades para desarrollar plenamente su potencial.
  2. Tener acceso a los recursos educativos, culturales, espirituales y recreativos.

Dignidad

  1. Poder vivir con dignidad y seguridad y verse libres de explotaciones y de maltrato físico o mental.
  2. Recibir un trato digno, independientemente de su edad, sexo, etnia, discapacidad u otras condiciones, y han de ser valoradas independientemente de su contribución económica.

Bibliografía

  • WebLog Maimonides – gerontología.
  • Diario Popular – Tercera Edad
  • blogspot
  • es

Ana Sandoval Herrera – DUE Idealia Centro de Día para Mayores

Los Derechos Humanos en la Tercera Edad (Part. I)

Es importante  conocerlos para beneficio de los mayores. Varios son los derechos humanos de las personas mayores que no se respetan en distintos ámbitos. El derecho al domicilio, a la salud de una medicina prepagada, a seguir trabajando mientras uno lo desee, son algunos de ellos, y conocerlos es importante para exigir su cumplimiento.

“Las personas mayores dicen ‘se ha perdido el respeto’, cuando en realidad se ha violado algunos de sus derechos”, manifestó la psicogerontóloga Nora Pochtar, coordinadora de la comisión Adultos Mayores y sus Derechos de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH).

La APDH junto a la secretaría de Derechos Humanos bonaerense organizan jornadas en los municipios donde se les enseña tanto a los adultos mayores como a los profesionales y a personal que atiende a personas de la tercera edad cuáles son sus derechos y cómo defenderlos.

La discriminación

“Los derechos de las personas mayores no tendrían que ser otros que los derechos humanos, pero ocurre que al llegar a la vejez hay una discriminación por edad”, a lo que se denomina “Edaísmo”, explicó la profesional.

Asimismo remarcó que las mujeres mayores sufren “una triple discriminación: la de género(que arrastran desde chicas), de edad y de posición económica”.

En este marco, sostuvo que “si bien es cierto que no debería haber derechos humanos para niños o para adultos mayores, sino derechos humanos para todos, cuando uno va envejeciendo hay derechos que no se respetan”.

Derecho a domicilio

A pesar de que los adultos mayores es el sector de la población que más crece en el mundo, dado el aumento de la expectativa de vida, este logro de la humanidad no es acompañado por un justo reconocimiento y todavía hay muchos prejuicios que atentan contra este grupo.

“El que menos se respeta es el derecho a domicilio -explicó Pochtar-. Ser mayor no implica no tener capacidad para elegir donde vivir. Muchas veces la familia, creyendo que le hace un bien a la persona mayor, lo quieren mudar porque `esa casa es muy grande`, o le quieren cambiar los muebles, cuando en ese lugar y en esos objetos está la vida de esa persona”.

Al respecto aclaró, que exceptuando casos particulares de quienes sufren enfermedades mentales, el derecho a decidir dónde vivir “es inalienable a todas las personas”.

Inclusive, frente a un caso de institucionalizar, cabe aclarar que solo el 2 o 3% por ciento de los adultos mayores viven en residencias geriátricas, es la persona mayor quién debe elegir el establecimiento y el tiempo de su estadía, evaluar los servicios, y realizar el contrato directamente con el prestador.

Otros puntos

Otro de los derechos que no se respetan “es a la salud en la medicina prepagada, dado que las personas mayores tienen dificultades para adherirse a una prepaga o a medida que avanza la edad le aumentan las cuotas”, señaló Pochtar.

También agregó que “el derecho a una sexualidad plena” es otro de los “derechos perdidos” durante el proceso del envejecimiento, que se debe recuperar y respetar. Así como el derecho al trabajo “mientras la persona lo desee y pueda hacerlo”, aclaró, y agregó: “En las empresas familiares, a las nuevas generaciones es como que el adulto mayor le molesta, lo quieren jubilar, pero no tienen en cuenta que esa empresa existe porque esa persona trabajó toda su vida y su experiencia es muy importante”.

No obstante, Pochtar señaló que el derecho a la educación es uno de los que más se respetan en nuestro país y se verifica en la cantidad de cursos y talleres que se dictan en los centros de jubilados, instituciones barriales y universidades de la tercera edad.

Ana Sandoval Herrera – DUE Idealia Centro de Día para Mayores

Todo lo que un centro de día puede hacer por nuestros mayores

Sabemos que los centros de día son lugares especializados en la tercera edad en los que, durante unas horas, se atienden las necesidades de los ancianos, y sirven de apoyo para las personas que están a su cuidado. Pero más allá de esta función, pueden hacer mucho más por nuestros mayores.

Promover un envejecimiento activo

Un envejecimiento activo engloba tanto la práctica de ejercicio y una alimentación adecuada, como la búsqueda de mantener la autonomía y las relaciones sociales, además de trabajar la estimulación cognitiva y reforzar la autoestima.

En un centro de día disponen de las instalaciones y el personal apropiados para poder programar diferentes actividades, que cubren todos estos aspectos. Con programas que se centran en tareas psicomotrices y cognitivas, fomentando la sociabilidad y el trabajo en equipo, y llevando un control nutricional y de medicación de los asistentes.

Mantenerse activo mental y físicamente es importante para mejorar la esperanza de vida de las personas mayores, al igual que el tener motivaciones diarias y sustituir las conexiones sociales que se suelen perder tras la jubilación.

Por otra parte, los centros de día suponen una forma de que los familiares del anciano puedan disponer de más tiempo y reducir la fatiga que supone en muchas ocasiones compaginar sus cuidados con el trabajo y otras obligaciones. Esto es también positivo para que los mayores no se vean como una carga para los demás, algo que cuando ocurre hace que, según informa la OMS (Organización Mundial de la Salud), sean más proclives a la depresión y el aislamiento.

 

Los beneficios de no estar solos

Un estudio que realizó un seguimiento a largo plazo a más de 2.000 personas, indicó que sentirse solo, al margen de si se vive acompañado o no, aumenta el riesgo de demencia en la tercera edad. La soledad afecta a la cognición, a la memoria y al bienestar emocional, por eso en este tipo de centros se cultiva el compañerismo y la amistad entre los asistentes, tanto en su tiempo libre como en las diferentes ocupaciones programadas. De esta forma, se evita el aislamiento que a veces se da en la vejez al reducir las salidas al exterior.

En un centro de día se cuenta con la presencia continua de personal cualificado lo cual ayuda a una mayor y mejor atención global de nuestro mayor controlando los tratamientos, mediante diagnósticos  tempranos si aparece alguna enfermedad etcAdemás, al tener un entorno libre de barreras arquitectónicas, se corren menos riesgo de caídas o accidentes, que en caso de ocurrir van a ser atendidos inmediatamente. En definitiva, tanto el personal como el entorno, contribuyen a mejorar o mantener la salud de los mayores.

Un centro de día especializado

La atención en un centro de día siempre es individualizada, desde la aplicación de terapias para mejorar la calidad de vida, hasta el apoyo psicológico a familiares, pasando por la prescripción y puesta en marcha de los tratamientos más adecuados para actuar sobre la enfermedad y sus consecuencias derivadas.

En general los centros de día permiten al mayor permanecer en su domicilio durante más tiempo, combinando así sus beneficios con los que aportan las relaciones familiares, y evitando la desorientación que a veces produce un cambio repentino de vivienda. Aunque en caso de necesitar un posterior ingreso en una residencia, también facilitan que el anciano esté más habituado a este tipo de espacios.

Bibliografía

La importancia de la ocupación en la Tercera Edad

 

El trabajo o la ocupación que desarrolla cada persona es clave para su calidad de vida.

Al jubilarse las personas mayores en ocasiones sienten que no pueden contribuir a la sociedad o que nadie los necesita.

Es necesario entender este periodo de la vida no como un fin, si no como una continuidad en el proceso de crecimiento en el que los mayores, siguen ocupando un lugar y desempeñando un nuevo rol en nuestra sociedad.

La capacidad para hacer aprendizajes nuevos no está determinada por la edad. Y hacer cosas que nos hagan sentirnos útiles va a contribuir de forma muy positiva en nuestra salud.

“Mantenerse ocupado te mantiene sano”

La importancia de la ocupación en la Tercera Edad en Idealia Centro de día para mayores Charmartín, Madrid

Además, somos seres sociales, por lo que necesitamos utilizar la mente y resolver problemas en conexión con los demás.

La tercera edad es una etapa donde las personas pueden aportar herramientas para mejorar la sociedad con su sabiduría y agregarle valor a su vejez.

Por lo tanto, es fundamental anticipar los cambios que van a producirse en esta etapa de la vida. Es posible darle un enfoque positivo a todos estos cambios y establecer futuras estrategias respecto a nuestro tiempo libre y nuestra ocupación, lo que nos llevará sin duda, a una mejora de nuestra salud y de nuestro bienestar.

 

 

El juego como terapia

 

El juego como terapia

¿Por qué solo pueden jugar los niños? Eso no es cierto. Muchas personas tienden a vincular el juego únicamente a la infancia y al entretenimiento. Por ello, debemos conocer de manera más profunda este tipo de terapia (el juego), sus objetivos, sus beneficios, su influencia en las diferentes etapas de la vida, es decir, mirar más allá de lo que estamos acostumbrados a ver.

¿Cómo nos sentimos cuando jugamos? ¿Qué influencia tiene el juego en nuestras emociones?

El juego nos ayuda a mantener diferentes aspectos tanto cognitivos como sociales. El vínculo con la imaginación, la creatividad, la memoria, la atención, las relaciones sociales. Jugar nos ayuda a sobrellevar situaciones complicadas debido a la estimulación tan positiva que nos aporta.Además, potencia el aprendizaje, ayuda a aliviar el estrés y nos conecta con los demás y con el mundo que nos rodea.Potenciamos todos los componentes necesarios para aportar una mayor calidad de vida a través de una técnica de lo más divertida.

El juego no tiene edad. Lo importante es saber escoger el juego que mejor se adapte tanto a las necesidades del adulto mayor como a las preferencias. Ya que, por muy útil que sea un juego si no hay interés por parte del adulto no obtendremos ningún beneficio. Estos dos aspectos deben ir siempre de la mano para obtener resultados positivos.

Uno de los juegos más populares entre la tercera edad es “EL BINGO”. Pues bien, en este juego se estimulan la mayoría de las habilidades cognitivas y sociales (a pesar de ser individual).

Por ello, en Idealia apostamos por la diversión y no el entretenimiento, por la terapia lúdica y no la distracción. Tratamos de dirigir todas nuestras terapias hacia un mismo objetivo principal: LA CALIDAD DE VIDA.

Paula Piqueras García-Terapeuta Ocupacional Centro de Día Idealia

 

La importancia de una actividad física continuada

La importancia de una actividad física continuada

Aspectos como la movilidad, fuerza muscular, coordinación, favorecimiento de la circulación y ejercicios respiratorios, deben ser trabajados todos los días por nuestros mayores para favorecer el mantenimiento de sus capacidades físicas. Este mes queremos traer desde el Departamento de Fisioterapia una completa tabla en la que, de forma segura, se trabajan todos estos aspectos de forma ordenada.

Para favorecer la seguridad y fomentar que un mayor número de personas los puedan realizar, todos los ejercicios se hacen en posición sentada. En principio son ejercicios adaptados a todo el mundo. Solo en casos de dolor o falta de movilidad por algún tipo de lesión concreta, así como estados de fatiga con aparición de algún tipo de dolor pectoral, se debe detener la realización de los mismos y tomar las medidas oportunas. En el resto de los casos, se trata de un ejercicio completo y positivo. Pasamos a describirlo:

TABLA DE EJERCICIOS

  1. Llevar la cabeza delante y detrás (10 veces). Hacia atrás no llevarla excesivamente.
  2. Llevar la cabeza a izquierda y derecha (oreja al hombro), (10 veces a cada lado).
  3. Girar la cabeza a izquierda y derecha (10 veces).
  4. Meter y sacar el mentón (barbilla), (10 veces).
  5. Elevar los hombros 10 veces (gesto de indiferencia).
  6. Remar moviendo el muñón del hombro de delante a atrás y de atrás adelante (10 veces en cada dirección).
  7. Levantar alternativamente el brazo derecho y el izquierdo por delante (10 veces cada uno).
  8. Levantar el brazo derecho hacia arriba por fuera (10 veces). Otras 10 con el izquierdo.
  9. Levantar los dos brazos hacia arriba por fuera 10 veces e intentar dar palmada arriba.
  10. Doblar cada codo 10 veces de forma alternativa llevando la mano al hombro del mismo lado.
  11. Doblar cada codo 10 veces de forma alternativa llevando la mano al hombro contrario.
  12. Doblar los dos codos a la vez 10 veces en conjunto llevando cada mano al hombro contrario.
  13. Llevar cada mano de forma alternativa a la boca 10 veces cada una.
  14. Llevar cada mano de forma alternativa a la cabeza, 10 veces cada una.
  15. Llevar cada mano de forma alternativa a la nuca, 10 veces cada una.
  16. Pesas: llevar un brazo hacia arriba por fuera 10 veces. Primero 10 veces con uno y después con el otro.
  17. Pesas: llevar el brazo arriba y una vez ahí doblar y estirar el codo hacia atrás y arriba. 10 veces con cada brazo.
  18. Pesas: brazo estirado delante y llevarlo de fuera a dentro. 10 veces con cada brazo.
  19. Pesas: llevar la mano a la boca y a la cabeza doblando el codo con el brazo en posición de partida hacia delante (con codo estirado). 5 veces a cada parte y hacer con el otro brazo.
  20. Pesas: llevar la mano a distintas partes del cuerpo como pueden ser una rodilla u otra, un hombro u otro, una oreja u otra, boca, cabeza y cuello. Repetir varias veces con cada mano, cambiando frecuentemente el lado a tocar (derecha / izquierda). Hacer con los dos brazos.
  21. Poner las dos manos en la nuca y abrir y cerrar los codos 10 veces.
  22. Con las manos en la nuca estirar los brazos hacia arriba y volver al cuello. 10 veces.La importancia de una actividad física continuada
  23. Misma posición de partida que en el ejercicio anterior, estirar los brazos hacia arriba y después doblar los codos y estirar (brazos en el aire y por detrás de la cabeza). 10 veces.
  24. Con las manos detrás del cuello hacer círculos hacia fuera y dentro con los codos. 10 veces en cada sentido.
  25. Molino con los brazos hacia delante y atrás (20 veces en cada sentido) como haciendo un ovillo.
  26. Llevar los brazos de forma alternativa hacia delante estirando los codos (10 veces con cada uno).
  27. Llevar los brazos juntos hacia delante con los dedos entrelazados estirando los codos (10 veces).
  28. Llevar los brazos juntos con los dedos entrelazados hacia derecha e izquierda (10 veces a cada lado y marcar cada paso por el centro).
  29. Juntar las dos palmas de las manos delante y llevarlas 10 veces de forma alternativa a derecha e izquierda movilizando las muñecas.
  30. Con las palmas de las manos juntas, llevar las palmas hacia arriba y abajo girando el antebrazo.
  31. Brazos encima de los muslos con las palmas de las manos hacia los muslos. Llevar las palmas de las manos arriba y abajo girando el antebrazo. 10 veces.
  32. Brazos encima de los muslos. Deslizar los brazos hacia abajo dejando que la columna se flexione hacia delante. 10 veces.
  33. Con los brazos por fuera de la silla, dejar caer el brazo de cada lado intentando tocar con la mano en el suelo al mismo tiempo que se inclina el tronco hacia ese lado. 10 veces a cada lado.
  34. Cruzar los brazos a la altura del pecho y girar el tronco a derecha e izquierda, alternativamente. 10 veces a cada lado pasando por el centro.
  35. Levantar las piernas alternativamente, 10 veces cada una flexionando las caderas y con las rodillas dobladas.
  36. Levantar las piernas como en el ejercicio anterior, una vez cada una, y cuando estén arriba coger con las dos manos la pierna y mantener el estiramiento unos segundos. Repetir 2 veces de forma alternativa con cada pierna.
  37. Estirar las rodillas de forma alternativa. 10 veces cada una.
  38. Estirar las rodillas de forma alternativa manteniendo unos segundos la posición arriba. 2 veces con cada pierna.
  39. Hacer círculos con las caderas hacia fuera y dentro (rodillas estiradas). 10 veces en cada dirección y repetir con la otra pierna.
  40. Hacer círculos con los tobillos hacia dentro y fuera. 10 círculos hacia fuera y dentro y repetir con la otra pierna (rodillas estiradas).
  41. Rodillas estiradas. Hacer ejercicios de punta / talón. 10 repeticiones.
  42. Rodillas estiradas. Abrir y cerrar las piernas. 10 veces. Primero con una pierna y luego con otra y luego con las dos a la vez.
  43. Rodillas estiradas. Llevar una pierna ligeramente arriba y otra ligeramente abajo. 10 repeticiones.
  44. Rodillas estiradas. Hacer tijera. 10 veces.
  45. Piernas juntas, rodillas flexionadas, pies apoyados en el suelo. Separar una rodilla de la otra. 10 veces la derecha de la izquierda, otras 10 la izquierda de la derecha y otras 10 las dos a la vez.La importancia de una actividad física continuada
  46. Piernas juntas, rodillas dobladas, pies apoyados en el suelo. Separar el pie derecho del izquierdo hacia fuera 10 veces y luego el otro pie. Luego los dos a la vez hacia fuera.
  47. Hacer círculos con cada pie por el suelo hacia fuera y dentro. 10 veces en cada dirección y con cada pie.
  48. Pie derecho delante y atrás sin separar el pie del suelo. 10 veces. Otras 10 con el izquierdo y luego 10 veces alternando uno delante y otro atrás.
  49. Levantar los talones 10 veces.
  50. Levantar las puntas de los dedos 10 veces.
  51. Levantar alternativamente talones y puntas. 10 veces.
  52. Pies juntos. Separar las puntas de los dedos 10 veces dejando los talones juntos.
  53. Pies juntos. Separar los talones 10 veces dejando las puntas de los dedos juntas.
  54. Elevar ambos brazos a la vez hacia delante cogiendo aire por la nariz al subir los brazos y soltándolo por la boca al bajarlos. 10 veces.
  55. Poner ambas manos en los costados y tomar y soltar el aire llenando las costillas de aire al tomarlo por la nariz y vaciarlas de aire al soltarlo por la boca. 10 veces. Es conveniente empezar soltando el aire por la boca para soltar el aire atrapado.
  56. Poner ambas manos en el abdomen y tomar y soltar el aire llenando el abdomen de aire cogiéndolo por la nariz y vaciar el abdomen soltando el aire por la boca. 10 veces. Es conveniente empezar soltando el aire por la boca para soltar el aire atrapado.
  57. Hacer círculos con los brazos dejando el peso de los brazos muerto como si fuera un péndulo. Primero círculos hacia fuera y luego hacia dentro. Respiración libre. Se toma y se suelta el aire por la nariz.

 

Fernando Molins Sánchez – Fisioterapeuta Idealia

Prevención de caídas

caidas-mayores

Este mes, y continuando con artículos anteriormente publicados, queremos traer un interesante documento sobre la prevención de las caídas en la tercera edad y la importancia que puede tener el medio acuático en la realización de ejercicios que atenúen dicha circunstancia en este sector de la población.

http://www.efisioterapia.net/articulos/prevencion-caidas-poblacion-geriatrica

Fernando Molins Sánchez – Fisioterapeuta Idealia

Nuestras actividades: Pilates adaptado para la tercera edad.

pilates-para-mayores-charmartín-madrid

PILATES EN IDEALIA

Una de las actividades que destacan dentro del Departamento de Fisioterapia de Idealia es la realización de una tabla de Pilates adaptado con los usuarios.

Joseph Hubertus Pilates, alemán, fue el creador de este método, cuyos orígenes datan de finales del Siglo XIX y principios del XX, aunque la expansión del mismo continuó a lo largo de todo el Siglo anterior, difundido también por su segunda esposa tras la muerte de él.

El método Pilates es conocido asimismo con el nombre de Contrología. Esto es así porque mediante  este sistema de ejercicios se consigue un mejor control corporal y de la postura y gracias a la correcta repetición de los mismos se obtiene progresivamente el ritmo y coordinación propios de las actividades que se realizan de forma inconsciente. El método Pilates consigue flexibilizar y fortalecer todos los grupos musculares del cuerpo teniendo como núcleo de trabajo el abdomen (lugar desde el que parten todos los movimientos) y una correcta mecánica respiratoria.

Cabe destacar que nuestras sesiones están adaptadas para que las puedan realizar nuestros mayores sin dificultad. El trabajo en Pilates se realiza en suelo o con máquinas. No obstante, hemos adaptado la tabla de ejercicios para que, siguiendo los principios del método, puedan realizar la actividad sentados y de pie (aquellos que lo toleren). Los usuarios están permanentemente asistidos por el Fisioterapeuta y personal cualificado.

Fernando Molins Sánchez – Fisioterapeuta Centro de día para mayores Idealia. Colegiado 3374

La importancia de un buen equilibrio.

La importancia de un buen equilibrio en nuestra salud.
La importancia de un buen equilibrio en nuestra salud.

Indudablemente el desarrollo en el campo de la medicina que ha sido beneficioso para la humanidad; avances en los métodos diagnósticos, en técnicas quirúrgicas, en vacunas, en los tratamiento farmacológicos.

El desarrollo de los fármacos ha sido muy importante y rápido, llegando a hacer que enfermedades con alta mortalidad, por ejemplo el sida, se hayan convertido en enfermedades crónicas; el cáncer se cura con la quimioterapia y el tratamiento para el deterioro cognitivo hace que se ralentice la evolución de la enfermedad.

Pero al mismo tiempo, los fármacos traen consigo el desarrollo de una lista casi interminable de efectos secundarios: cambios en la visión, mareos, somnolencia, alteraciones en el grado de alerta y alteraciones temporales o permanentes en el equilibrio entre muchos otros.

Hablemos en esta ocasión del equilibrio. Tener un buen equilibrio mejora la confianza, potencia la independencia y previene caídas.

Los fármacos que con mayor frecuencia afectan al sentido del equilibrio son:

  • Ansiolíticos, usado para los estados de ansiedad.
  • Antihistamínicos (fármacos indicados para el tratamiento de las alergias).
  • Fármacos usados para patologías cardiacas.
  • Analgésicos.
  • Fármacos para el tratamiento del insomnio.

A veces, el problema no es solamente un fármaco sino la combinación de varios de ellos que potencia los efectos secundarios.

Los ancianos son especialmente vulnerables a los efectos secundarios ya que el sistema enzimático hepático encargado de su metabolismo se enlentece con el tiempo.

Es importante que, de forma periódica, se revisen los tratamientos crónicos, evaluando fármacos que han dejado de ser eficaces o que pueden administrarse en dosis menores.

Existen actividades que pueden ayudar a mejorar el equilibrio como son:

  • Caminar, montar en bicicleta, subir escaleras
  • Ejercicios de estiramiento de músculos encargados de mantener la postura
  • Yoga
  • Tai chi

Y ¿cómo podemos potenciar el equilibrio en personas con algún tipo de limitación en la movilidad?

En la próxima publicación de nuestro blog, el Fisioterapeuta de Idealia  explicará cómo mejorar el equilibrio en personas con movilidad reducida.

Fuente: HARVARD HEALTH PUBLICATIONS

How medications can affect your balance

Easy ways to improve your balance

Tips para favorecer el sueño en personas mayores.

Desde Idealia Centro os presentamos un breve listado de rutinas para favorecer el sueño en las personas mayores:

  • Horario regular para despertarse:
    • Misma hora todos los días
    • “No calentar la cama” (mensajes claros al cerebro)
    • Desperezarse (cuidado con los movimientos bruscos)
    • Descorrer las cortinas
  • Un buen desayuno (evitar las hipoglucemias)
    • Nuestras neuronas necesitan despertarse
    • Se evita el Riesgo de mareos en la ducha
  • Hábitos de higiene personal
    • Quitarse el pijama, el cerebro lo asocia al sueño
  • Actividad física regular
  • Siesta saludable y recomendable
  • Reducir consumo de bebidas excitantes después de las 5 ó 6 de la tarde
  • Cenar ligero
  • No acostarse muy temprano (antes de las 23:00h)
  • No beber líquidos entre la cena y la hora de acostarse
  • Rutinas fijas a la hora de acostarse (avisa al cerebro)
  • Dormitorio sólo para dormir
  • No estar en la cama si no se duerme