Archivo de la etiqueta: Personas Mayores

Descuidos, olvidos y despistes

Cuando las personas nos hacemos mayores y comenzamos a presentar descuidos, olvidos, despistes… Es importante acudir al neurólogo para que valore nuestro estado cognitivo y así poder poner nombre a lo que nos está ocurriendo. Pero muchas veces, se asignan diagnósticos equivocados debido a lo desconocido e incluso a síntomas asociados o característicos a este tipo de enfermedad. Hablamos del Alzheimer. Y decimos diagnósticos equivocados porque no todas las demencias son Alzheimer, ya que esta enfermedad sigue unas pautas, unos síntomas característicos y no todos los enfermos con este diagnóstico se ajustan realmente a dicha enfermedad.

Por ello, y gracias al avance de la ciencia, se van conociendo y descubriendo nuevas enfermedades que confundimos con el Alzheimer, y vamos poniéndoles nombre y apellidos para poder diagnosticar a los pacientes y así poder trabajar con ellos, hacer el seguimiento y tratamiento adecuado a su enfermedad. Ya que, todas las enfermedades cognitivas no son iguales, manifestando cada una de ellas un cuadro sintomático diferente. Lo cual, nos ayuda a los diferentes profesionales y familiares a saber como tratar dependiendo de su déficit.

Aquí os dejamos el siguiente enlace en el que podemos leer un nuevo tipo de demencia confundido hasta ahora con el Alzheimer.

https://elpais.com/elpais/2019/04/29/ciencia/1556556220_386317.html?fbclid=IwAR0Oa1xVfaA4KnMmfpqF2bhD-54C0uwr1NGkoDNb7cgGCx6gDS7yNReaLO4

Paula Piqueras García – Terapeuta Ocupacional Idealia Centro de Día para Mayores

 

La importancia de las rutas de transporte en nuestro centro de día

 

Uno de los problemas a los que se enfrenta la familia cuando decide llevar al mayor a un Centro de Día es el transporte ya que su movilidad no permite, en muchas ocasiones, poder ir caminando o en transporte público y la familia no siempre tiene disponibilidad para realizar dicha actividad.

En nuestro Centro de Día Idealia tenemos muy presente este hecho y sabemos que las rutas tienen múltiples ventajas tanto para los mayores como para sus familias y cuidadores.

Vamos a relacionar las más importantes:

  • Contribuye a establecer un horario fijo cada día y, por tanto, a unificar un mismo patrón de sueño y actividad cada día.
  • El tiempo de ruta es un espacio que favorece las relaciones sociales y, por tanto, estimulante en cuanto a que deben poner en práctica las habilidades sociales de comunicación con el resto de compañeros.
  • Respiro familiar ya que es una tarea de la que no deben encargarse y, que de no existir, impediría en ocasiones que el mayor asistiese al Centro de Día.
  • Personalización de horarios. Desde Idealia sabemos que este punto es fundamental y por eso las rutas se adaptan al ritmo y horario de nuestros mayores y las necesidades familiares.
  • Colaboración con la sociedad y el medio ambiente ya que las rutas contribuyen a la disminución de vehículos en circulación permitiendo que se trasladen un mayor número de personas realizando menos desplazamientos. Esto se traduce en reducción de emisiones de gases contaminantes.

La importancia de la ocupación en la Tercera Edad

 

El trabajo o la ocupación que desarrolla cada persona es clave para su calidad de vida.

Al jubilarse las personas mayores en ocasiones sienten que no pueden contribuir a la sociedad o que nadie los necesita.

Es necesario entender este periodo de la vida no como un fin, si no como una continuidad en el proceso de crecimiento en el que los mayores, siguen ocupando un lugar y desempeñando un nuevo rol en nuestra sociedad.

La capacidad para hacer aprendizajes nuevos no está determinada por la edad. Y hacer cosas que nos hagan sentirnos útiles va a contribuir de forma muy positiva en nuestra salud.

“Mantenerse ocupado te mantiene sano”

La importancia de la ocupación en la Tercera Edad en Idealia Centro de día para mayores Charmartín, Madrid

Además, somos seres sociales, por lo que necesitamos utilizar la mente y resolver problemas en conexión con los demás.

La tercera edad es una etapa donde las personas pueden aportar herramientas para mejorar la sociedad con su sabiduría y agregarle valor a su vejez.

Por lo tanto, es fundamental anticipar los cambios que van a producirse en esta etapa de la vida. Es posible darle un enfoque positivo a todos estos cambios y establecer futuras estrategias respecto a nuestro tiempo libre y nuestra ocupación, lo que nos llevará sin duda, a una mejora de nuestra salud y de nuestro bienestar.

 

 

Consejos para nuestros mayores desde terapia ocupacional

Consejos para personas mayores desde terapia ocupacional
Consejos para personas mayores desde terapia ocupacional

Todo cambio afecta en la orientación de nuestros mayores. ¿A qué le consideramos cambio? Pues bien, cambio se considera a todo o que sale del esquema diario, de la rutina. Por lo tanto un cambio de domicilio, cambio de estación, de temperatura…influye en el estado de nuestros mayores.

El cambio al que nos enfrentamos en estas fechas es el calor, la llegada del verano. ¿Esto que implica? Calor, deshidratación, cambio de ropa, cambio de horario, vacaciones…

En caso de que os vayáis de vacaciones con nuestros mayores os dejamos unos consejos que esperamos que sean de gran ayuda. Para mantener a nuestros mayores en niveles óptimos de orientación es importante ante todo conservar su rutina y roles diarios, en medida de lo posible, sin que estos varíen mucho para evitar que distorsionen demasiado en su rutina.

En las actividades de autocuidado destacamos los siguiente:

  • Durante el aseo y el vestido:
    • Dejar a mano los productos de higiene que utilizamos normalmente con sus respectivas etiquetas. De esta forma evitamos la sobrecarga de información y centramos la atención en los productos necesarios.
    • Durante la ducha es importante contar con alfombras antideslizantes para evitar el riesgo de caída. También podemos contar con algún producto de apoyo fácil de manejar y que podemos llevarlo allá donde vayamos. Uno de ellos es el asiento de ducha, que nos permite tener a nuestro mayor sentado en la ducha y así poder facilitar y asegurar su aseo autónomo o mantenerlo más controlado durante la ducha en caso de ser dependiente.
    • Fijar pautas para ir al baño, ya que al aumentar la hidratación durante estas fechas aumentarán las visitas al WC. De esta forma creamos una rutina y ayudamos mantener la continencia.
  • En la alimentación:
    • Retirar objetos punzantes que supongan un peligro (cuchillos, tijeras)
    • Asegurar los cajones y armarios con cierres para evitar que accedan a objetos o productos peligrosos.
    • Mantener un orden durante las comidas para evitar la sobrecarga de información. Es decir, presentar solo la comida de cada momento (primer plato, segundo plato y postre)
    • Podremos contar con la ayuda de productos de apoyo como pajitas, mangos engrosados, manteles antideslizantes, espesante…
    • Implicarles en la realización de las actividades instrumentales (poner/quitar la mesa, secar los cubiertos…) Fomentaremos su autonomía e interacción con el entorno y ayudaremos a que se sientan útiles.
  • Mantenimiento de las capacidades cognitivas. Durante las vacaciones, en caso de no asistir al centro de día, desde casa debemos facilitar la estimulación cognitiva para mantener sus capacidades y evitar la desorientación que puede producirse por el cambio de rutina.
    • Facilitar su estimulación sensorial: el uso de gafas, audífonos.
    • Mantener la orientación temporal y espacial con la ayuda de calendarios, relojes e imágenes con texto para identificar las estancias de la casa si fuera necesario, especialmente si nos trasladamos de domicilio en verano. De esta forma lo mantendremos conectado con el entorno y con la realidad (lectura de prensa diaria)
    • Facilitar la comunicación manteniendo un lenguaje sencillo, claro, pausado y con tantas repeticiones como sean necesarias.
    • Las actividades de ocio y ludoterapia, como el juego, son muy importantes para fomentar su autoestima y las relaciones sociales.
  • Actividades a realizar:
    • En medida de lo posible debemos implicarles en todas las tareas del hogar que no supongan un riesgo para su seguridad (ayudar a hacer la cama, poner y quitar la mesa, hacer la ensalada, emparejar los calcetines…)
    • Dar la importancia que merecen las actividades de ocio ya que proporcionan un gran bienestar a la vez que ayudan al mantenimiento de las capacidades cognitivas (atención, memoria, lenguaje…)
    • La estimulación cognitiva siendo su principal protagonista su vida y el día a día. Por ejemplo: hacer la lista de la compra, hacer un cuadro con el menú semanal, hacer un libro de recetas con las comidas diarias, comentar fotografías antiguas, cantar…

En resumen, nuestros mayores deben mantener una rutina beneficiosa en todos los aspectos lo más parecida posible día a día para no alterar su dinámica. Debemos mantener y/o fomentar su autonomía respetando su propio ritmo y proporcionándole la ayuda necesaria en cada momento. Pero ate todo y lo más importante…debemos disfrutar de nuestros mayores.