Archivo de la etiqueta: Fisioterapia

Valoración de fisioterapia de un paciente en un centro de día

Continuando con el anterior artículo en el que se hacía referencia al test de Tinetti, usado en el Centro de Idealia para valorar la marcha y el equilibrio de nuestros usuarios, queremos continuar especificando qué aspectos valoramos fundamentalmente desde este Departamento en la evaluación de Fisioterapia, que se hace al ingresar un usuario en el Centro y cada seis meses:

Para comenzar, y pese a no formar parte de la valoración de Fisioterapia propiamente dicha, es importante conocer los antecedentes médicos que tiene el usuario en cuestión, si es que se trata de un nuevo ingreso, o recabar, para la realización de un informe de seguimiento, los aspectos médicos que hayan ido pudiendo surgir desde la última valoración (no obstante, y pese a que la realización de estas valoraciones de seguimiento se hace cada seis meses, la valoración fisioterápica y de los demás departamentos del Centro se hace de una manera continua, por tanto se trata únicamente de dejar reflejada una circunstancia que, desde el momento en que se ha producido, ya consta en el conocimiento de todos los profesionales del Centro.

  • Para comenzar con la valoración de Fisioterapia propiamente dicha se realiza una exploración de la movilidad de miembros superiores, inferiores, cervical y dorso. En ella se valora la movilidad activa de las estructuras así como si, existiendo limitación de tipo activo, de forma pasiva o activa / asistida se puede lograr una mayor cantidad de movimiento, tratando de establecer las causas osteomusculares que pueden estar provocando ese déficit de movilidad. También dentro del capítulo de la movilidad se observa si hay alteraciones de la coordinación, de la lateralidad derecha / izquierda, al cruzar la línea media, etc.
  • Valoración de la fuerza muscular: se realiza una exploración, en principio por grupos musculares, de la capacidad de realización de movimiento contra la fuerza de la gravedad, contra resistencia moderada o máxima o en un plano de deslizamiento. La resistencia, si procede, es aplicada por el terapeuta que realiza la prueba, diferenciando lo que es movimiento contra una máxima resistencia realizada por el terapeuta o movimiento contra una resistencia algo menor (que se considera resistencia moderada). Para poder solicitar movimiento contra resistencia es imprescindible que la persona al menos realice dicho arco de recorrido contra la fuerza de la gravedad. Para valorar el movimiento contra gravedad se puede hacer en posición sentado sin ningún tipo de ayuda por parte del terapeuta ni la existencia de ningún plano de deslizamiento (por ejemplo una mesa) que facilite la actividad. El movimiento en un plano de deslizamiento se realiza en una posición en la que no exista la fuerza de la gravedad (movimiento realizado en un plano paralelo al suelo y con un plano de deslizamiento – por ejemplo una mesa -). Si no puede realizar el movimiento solicitado ni siquiera en un plano de deslizamiento, se debe observar si en la musculatura en la que se solicita el mismo, se produce al menos contracción muscular. La graduación, una vez tenido en cuenta todo esto oscila entre un grado 5 (máxima resistencia), grado 4 (resistencia moderada), grado 3 (movimiento contra la fuerza de la gravedad), grado 2 (movimiento en un plano de deslizamiento) y grado 1 (no existe movimiento activo pero sí se observa contracción en la musculatura solicitada). Dentro de estas graduaciones existen grados intermedios (3+, 4-, 4+, 5-, etc). Por ejemplo una persona que realiza un movimiento contra máxima resistencia pero no llega a superar la mitad del recorrido activo bajo esa máxima resistencia, obtendría un grado 4+, si ese movimiento contra máxima resistencia supera más de la mitad del recorrido activo existente, se graduaría como un 5-, y así con todas las graduaciones indicadas.
  • Valoración de la marcha y de las reacciones de equilibrio: para la valoración de estos aspectos se emplea fundamentalmente el test de Tinetti (consultar el artículo sobre el mismo publicado recientemente). Asimismo, también se tienen en cuenta factores como qué tipo de ayuda precisa para caminar (bastón, dos bastones, andador, asistencia por parte de una persona, de dos, etc). También hay que tener en cuenta si existen caídas frecuentes o han existido las mismas recientemente y tratar de determinar por qué se han producido (si se trata de una alteración de las reacciones de equilibrio, si es por realizar una marcha no levantando los pies bien del suelo, si precisa de una asistencia que hasta ese momento no se le ha estado ofreciendo, etc) y a partir de ahí se dan las recomendaciones necesarias para favorecer la seguridad en la marcha de esa persona y se ponen en marcha actividades en el Centro cuyo objetivo es favorecer una mayor seguridad en dicho patrón de deambulación o entrenar ciertos aspectos relacionados con su patrón de marcha.
  • Una vez tenidos en cuenta todos los aspectos indicados anteriormente, se trazan unos objetivos relacionados con lo obtenido para trabajarlos durante los siguientes seis meses, que pueden ir desde tratar de mejorar ciertos aspectos de la marcha como se ha indicado antes, mantenimiento de sus capacidades físicas, etc. Asimismo se elabora un plan de tratamiento específico para el usuario en cuestión.
  • Finalmente, otro apartado importante es el de realizar un seguimiento de la evolución, siempre y cuando se trate de un usuario ya valorado con anterioridad, para tratar de observar qué cambios se han producido en todos los aspectos valorados en la evaluación, si ha habido mejorías, empeoramientos, si se han cumplido los objetivos propuestos y si es necesario dar alguna recomendación específica a familiares, cuidadores, etc.

 

Fernando Molins Sánchez – Fisioterapeuta Idealia Centro de Día para Mayores

Fisioterapia en prótesis de cadera

Fisioterapia en prótesis de cadera

Este mes desde el Departamento de Fisioterapia de Idealia traemos un interesante artículo sobre el modo de actuación y el protocolo de rehabilitación tras la colocación de una prótesis de cadera, patología que muy frecuentemente se da en pacientes de la tercera edad.

https://www.fisioterapia-online.com/articulos/protocolo-de-rehabilitacion-protesis-de-cadera

Fernando Molins Sánchez – Fisioterapeuta Colegiado 3374

FISIOTERAPIA EN EL PARKINSON

Denominada también parálisis agitante, fue descrita por James Parkinson en el año 1817. Enfermedad de carácter neurodegenerativo (esto es así porque la característica de la misma es el déficit de las neuronas que producen la dopamina con consecuencias sobre el control de la coordinación del movimiento y postura), presenta varios estados en función de la afectación en el paciente. Desde los síntomas principales y que primero se manifiestan, como son la aparición de hipertonía (aumento del tono muscular por encima de la normalidad), ausencia mímica y temblores; hasta la aparición de trastornos posturales, del equilibrio, para la realización de las actividades de la vida diaria (AVD) y finalmente la postración del paciente en silla o cama, la enfermedad tiene un período de años de evolución.

Con el objetivo de mejorar la calidad de vida de las personas aquejadas de esta patología, el tratamiento rehabilitador (siempre teniendo en cuenta el grado de afectación) debe incluir aspectos como la movilización articular, la potenciación y relajación muscular de forma global; además de todo tipo de ejercicios de coordinación aumentando los niveles de dificultad en los mismos con mayor velocidad, más distancia recorrida, sobrepasar la línea media corporal, hacer el movimiento con ojos cerrados o coordinar el mismo con varias partes del cuerpo; ejercicios respiratorios, trabajo del equilibrio y propiocepción (ubicar cada posición del cuerpo con respecto al resto y de éste en relación al espacio) y trabajar el patrón de marcha de la manera más segura y funcional en función de las capacidades de cada paciente.

Debido a que la enfermedad de Parkinson tiene manifestaciones diferentes en función de cada paciente y no evoluciona a la misma velocidad en todos los casos, es importante establecer el estado en el que se manifiesta para poder hacer los ejercicios más apropiados en cada momento.

Fernando Molins Sánchez

Fisioterapeuta Idealia