Archivo de la etiqueta: examen podal personas mayores

Consejos podológicos para la tercera edad

Con los años, el cuerpo humano pierde fortaleza y agilidad, entrando en un deterioro progresivo si no se toman las medidas oportunas.

Una de las partes más afectadas son los pies, que requerirán de un cuidado especial no solo en verano, sino durante todo el año.

 

Consejos podológicos para la tercera edad en Idealia centro de día para mayores (Chamartín, Madrid)

 

¿Sabían que más del 70% de la población mayor de 65 años de nuestro país padece algún tipo de trastorno podal? Evidentemente, a partir de cierta edad el cuidado de los pies resulta más complicado, pero el problema reside en que muchos de nuestros mayores se niegan a asistir a las revisiones médicas pertinentes, acudiendo exclusivamente cuando se denota algún tipo de problema en sus pies. No obstante, solo poco más del 25% de este sector poblacional se queja por dolores en esta zona del cuerpo, lo que implica en un menor control y prevención de problemas de mayor envergadura.

Hay que tener en cuenta que los pies de un anciano han soportado durante muchos años su peso, a lo que habrá que sumar también las irregularidades del terreno y el uso de un calzado inadecuado, especialmente en las mujeres. Aunque los problemas de equilibrio y de movimiento pueden presentarse a cualquier edad, bien es cierto que nuestros mayores son los más perjudicados al ser más proclives a contraer otro tipo de enfermedades que hagan que las medidas preventivas deban elevarse.

Pero, ¿qué causas se esconden tras estas patologías? Además del envejecimiento (se generan degeneraciones en el cartílago, atrofias musculares y reducción de la movilidad de las articulaciones), hay otras enfermedades que perjudican seriamente el estado de salud de nuestros pies. Así pues, podríamos hablar de patologías osteo-articulares (artrosis, artritis, etc.), cardiovasculares (insuficiencia cardíaca), edocrino-metabólicas (diabetes o insuficiencia renal) o el pie diabético (enfermedades vasculares unidas a posturas anti-higiénicas como mal corte de uñas o uso inadecuado del calzado. Y es que una pequeña herida podría desencadenar en una úlcera o una infección letal). También habría que tener en cuenta las alteraciones por enfermedades podales, es decir, callos, ojos de gallo, durezas, deformidades y alteraciones dérmicas que afectarán a la salud de nuestros pies.

Resulta interesante conocer algunos consejos a seguir para el correcto cuidado del pie geriátrico en todo momento:

  1. Higiene diaria: es importante evitar la aparición de bacterias y microorganismos con un aseo constante a base de agua templada y jabón neutro, prestando especial atención a los espacios interdigitales. También deben cuidarse tanto el secado como la hidratación posterior.
  2. Examen podal: periódicamente será recomendable examinar nuestros pies, algo que resulta esencial en personas con movilidad reducida.
  3. Calzado adecuado: ¿sabían que la hora ideal para comprar calzado es por la tarde, ya que es cuando los pies se encuentran más dilatados tras todo el día? Nuestros mayores deben escoger siempre zapatos de calidad (de piel o cuero), transpirables, blandos y ligeramente flexibles. Además, la suela deberá ser antideslizante y no demasiado gruesa. En caso de usar tacón, este no deberá ser de más de 2-3 centímetros. Por su parte, los calcetines y medias deberán ser suaves y absorbentes, siendo el algodón el material más recomendable.
  4. Cuidado de las uñas: Las uñas encarnadas o deformadas suponen un problema para nuestra salud podal, por lo que es importante cortarlas rectas.

La mejor forma de favorecer a la circulación sanguínea es evitando realizar grandes ingestas de comidas, llevar una vida sedentaria o estresante y ponerse ropa demasiado ajustada.

¿Cómo elegir el calzado adecuado para nuestros mayores?

Muchas veces, las personas mayores tienen problemas a la hora de encontrar un calzado adecuado y acaban acumulando en casa muchos pares de zapatos, de los cuales sólo pueden ponerse uno o dos, y no van cómodos.

En los Centros de Día damos mucha importancia al calzado que llevan nuestros usuarios, tanto en el Centro como en su vida cotidiana.

Las recomendaciones a la hora de elegir el calzado adecuado para nuestros mayores, se realizan de manera individual dependiendo de las necesidades del usuario, pero hay algunos aspectos generales que comparten la mayoría de los casos y que serían los siguientes:

  • Calzado ancho
  • Ajustable con velcro preferiblemente, hay casos en que los cordones también pueden servir
  • Suela antideslizante
  • Tejido flexible
  • Buena sujeción en el talón, evitar el calzado abierto por detrás
  • Ligeros en cuanto al peso
  • Que sean adecuados a la estación del año
  • Evitar tacones

Con todo esto buscamos un zapato o zapatilla fácil de poner, que respete la forma de cada pie y que facilite la deambulación. De esta manera evitaremos caídas y las consecuencias que ello conlleva.

Hay que recordar que en los centros de día se realizan actividades de fisioterapia y deambulaciones, lo que hace más necesario traer el calzado adecuado.

No hay que quitarle importancia a los calcetines o medias que se llevan, ya que pueden provocar presiones innecesarias y ser perjudiciales.

Para terminar os enseñamos unas imágenes donde podréis ver el tipo de calzado recomendado y alguno inadecuado.

Bibliografía

  • Web Barcelonageriatria.com.
  • Web afalapalma.net.
  • Blog de prevención de caídas en ancianos (soypacientedesamu).

Ana Sandoval Herrera – DUE Idealia Centro de día para mayores