Archivo de la etiqueta: dolor múscular

Fisioterapia en la lumbalgia

Este mes, desde el Departamento de Fisioterapia de Idealia traemos un artículo que habla de los distintos tipos de tratamiento que existen en Fisioterapia para esta patología, así como las recomendaciones que se deben seguir una vez tratada la misma para evitar la aparición de recidivas.

https://www.efisioterapia.net/articulos/fisioterapia-lumbalgia

 

Los estiramientos musculares

Este mes desde el Departamento de Fisioterapia traemos un artículo para explicar los distintos tipos de estiramientos musculares y cómo se realizan.

 

Los músculos

Los músculos son estructuras contráctiles que forman parte de lo que se denominan tejidos blandos, al igual que los tendones (tejido mediante el cual los músculos se insertan en los huesos) o los ligamentos. Los músculos están formados principalmente por agua y proteínas.

Qué es una contractura

Todo músculo es susceptible de padecer una contractura, que no es otra cosa que un aumento del tono (hipertonía) en todas o parte de sus fibras por una contracción brusca, contracciones repetidas, golpes en el mismo que provocan una contracción refleja o posturas que mantenemos que provocan la contractura por el hecho de encontrarse el músculo en una posición anómala, lo que provoca su hipertonía.

Una contractura muscular provoca que el movimiento en la articulación o articulaciones en las que se inserta el músculo se vea reducido por ese aumento del tono, que impide un recorrido normal, además de generar dolor al realizarlo.

Principios básicos de los estiramientos

Para estirar un músculo se debe conocer cuál es su recorrido, dónde se inserta y el movimiento que provoca en la articulación. Otra forma de estirar es hacerlo por grupos musculares, elongando de forma global todos los músculos que realizan una acción determinada.

Muy importante es también conocer a partir de dónde se debe comenzar a estirar un músculo. Esto, al igual que cualquier técnica que se realice en Fisioterapia, sigue un principio fundamental: el estiramiento nunca se debe comenzar con dolor ni provocarlo al realizarlo. Se debe iniciar en el punto de máximo estiramiento que se tolere sin que aparezca dolor. Asimismo, se debe explicar muy bien la zona en la que la persona debe sentir estiramiento.

Tipos de estiramiento

Una vez conocidos y tenidos en cuenta todos estos factores, pasamos a explicar las diferentes formas que existen de estirar un músculo, cuáles son más apropiadas y las que resultan más fáciles para que, una vez tenidos en cuenta todos los aspectos enunciados anteriormente, la persona pueda realizar el estiramiento de modo autónomo.

  1. Estiramiento balístico: se realiza llevando el músculo al punto máximo de estiramiento sin dolor y a partir de ahí realizar movimientos cortos, con pequeños rebotes, en la dirección del recorrido acortado. Esta modalidad se puede realizar de forma autónoma, sin embargo no es recomendable debido a su brusquedad y a que puede provocar una contracción muscular de efecto rebote en el músculo que se quiere estirar, generando aún más acortamiento.
  2. Estiramiento activo: modalidad de estiramiento similar a la anterior en la que se lleva el músculo al punto máximo de estiramiento sin dolor. Una vez ahí se mantiene esta postura durante un período (de un minuto o poco más), hasta que la fibra muscular va ganando elongación, disminuyendo su tono y permitiendo mayor cantidad de movimiento sin dolor. Lo puede realizar una persona de forma autónoma. Se recomienda realizar hasta 3 veces el mismo estiramiento, dejando unos segundos de descanso entre repetición y repetición, en los que se devolverá a la articulación a una posición neutra, relajada.
  3. Estiramiento pasivo: similar en ejecución al anterior, se lleva el músculo al punto máximo de estiramiento sin dolor, manteniendo anclados los dos puntos de inserción del músculo mediante asistencia de otras partes del cuerpo o sujeción o apoyo en determinados lugares. Una vez ahí se mantiene la postura durante el mismo tiempo que el anterior (un minuto o algo más) hasta que las fibras van cediendo al movimiento sin provocar dolor. Se repite la ejecución 3 veces, dejando unos segundos de descanso entre repeticiones en posición neutra. Se puede realizar de forma autónoma y es efectivo y seguro.
  4. Estiramiento postisométrico o de contracción / relajación: es la modalidad más segura, efectiva y completa de estirar un músculo. Sin embargo, en la mayoría de las ocasiones requiere de asistencia y control por otra persona. La posición de partida es la misma que la del estiramiento pasivo (máximo estiramiento sin dolor y fijación de los puntos de inserción de músculo, generalmente mantenida por un terapeuta). Una vez ahí, se pide una contracción del músculo o grupo muscular que se desea estirar (contracción resistida por el terapeuta y sin provocar movimiento angular) de unos 3-4 segundos de duración. Una vez hecho esto se deja un período de descanso del doble del tiempo y a partir de ahí se gana el recorrido que se pueda, siempre sin provocar dolor. Esto es así porque a una contracción resistida de un músculo sobreviene una relajación del mismo en la misma medida que la contracción que se realizó, pudiendo así ganar recorrido de forma segura. Los ciclos que se comentan se repiten 3 ó 4 veces y se puede repetir el proceso completo más de una vez (preferentemente en este caso sin perder lo ganado modificando la posición de estiramiento) pero sin sobrecargar, para evitar la fatiga muscular.

Fernando Molins Sánchez – Fisioterapeuta de Idealia Centro de Día para Mayores