Ejercicios de Frenkel

Este mes, desde el Departamento de Fisioterapia de Idealia, traemos un interesante artículo de la web Fisioterapia Online, que aborda la ejecución de un tipo de ejercicios que se llaman “Ejercicios de Frenkel”.

Este tipo de ejercicios trabajan la propiocepción (que es la situación de una determinada parte del cuerpo respecto al resto y de éste respecto al espacio), teniendo en cuenta que se trata de ejercicios en los que se van incrementando los niveles de dificultad, evolucionando el ejercicio en distintos niveles de progresión.

Estos ejercicios están indicados en patologías de carácter neurológico como puede ser un edema cerebral secundario a un ACV, Parkinson, etc.

Más info: https://www.fisioterapia-online.com/articulos/ejercicios-de-frenkel

Fernando Molins Sánchez – Fisioterapeuta Idealia Centro de Día para Mayores

Las manualidades en terapia ocupacional

Las manualidades, en términos generales, son trabajos realizados con ayuda de las manos con o sin herramientas. Generalmente se denomina así aquellas labores que tienen como objetivo la realización personal, una creatividad casera, una forma de desconectarse del trabajo o bien como medio para combatir el aburrimiento.

Las manualidades se pueden y deben usar como una forma de intervenir en terapia ocupacional tanto con los niños como con las personas mayores, personas con diversidad funcional, los enfermos de Alzheimer, entro otras muchas.

Cuando realizamos alguna actividad manual olvidamos los problemas diarios y reforzamos la concentración en ese mismo instante. Además, encontramos beneficios muy positivos como la mejora de nuestro autoestima, trabajar la capacidad de la imaginación, la paciencia, mejora de las relaciones sociales e interpersonales, disminuir el estrés. Nos ayuda a relacionarnos con otras personas, con otro entorno y sobretodo aprender a hacer algo por nosotros mismos. Además de todo esto, las manualidades sirven como terapia para aquellas personas que no acaban o no saben como integrarse.

En resumen, debemos valorar a las manualidades más y no encasillarlas en el ámbito infantil, ya que su labor terapéutica es muy amplia en cualquier etapa de nuestra vida, bien seamos niños, adolescentes, jóvenes, adultos o adultos mayores. 

 

Paula Piqueras- Terapeuta Ocupacional Idealia Centro de Día para Mayores

Los Derechos Humanos en la Tercera Edad (Part. II)

 

Principios a  favor de las personas de edad

La Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó los siguientes Principios en Favor de las Personas de Edad:

Independencia

Las personas de edad deberán:

  1. Tener acceso a alimentación, agua, vivienda, vestuario y atención de salud adecuados.
  2. Tener la oportunidad de trabajar o de tener acceso a otras oportunidades de obtener ingresos.
  3. Poder participar en la determinación de cuándo y en qué medida dejarán de desempeñar actividades laborales.
  4. Tener acceso a programas educativos y de capacitación adecuados.
  5. Tener la posibilidad de vivir en entornos seguros y adaptables a sus preferencias personales y a los cambios de sus capacidades.
  6. Poder residir en su propio domicilio por tanto tiempo como sea posible.

Participación

  1. Permanecer integradas en la sociedad, participar activamente en la formulación y la aplicación de las políticas que afectan directamente su bienestar y poder compartir sus conocimientos con las generaciones más jóvenes.
  2. Poder buscar y aprovechar oportunidades de prestar servicio a la comunidad y de trabajar como voluntarios en puestos apropiados a sus intereses y capacidades.
  3. Poder formar grupos o asociaciones.

Cuidados

  1. Poder disfrutar de los cuidados y la protección de la familia y la comunidad de conformidad con el sistema de valores culturales de cada sociedad.
  2. Tener acceso a servicios de atención de salud que les ayuden a mantener o recuperar un nivel óptimo de bienestar físico, mental y emocional, así como a prevenir o retrasar la aparición de enfermedades.
  3. Tener acceso a servicios sociales y jurídicos que les aseguren mayores niveles de autonomía, protección y cuidado.
  4. Tener acceso a medios apropiados de atención institucional que les proporcionen protección, rehabilitación y estímulo social y mental en un entorno humanitario y seguro.
  5. Poder disfrutar de sus derechos humanos y libertades fundamentales cuando residan en hogares o instituciones donde se les brinden cuidados o tratamiento, con pleno respeto de su dignidad, creencias, necesidades e intimidad, así como de su derecho a adoptar decisiones sobre su cuidado y sobre la calidad de su vida.

Autorrealización

  1. Poder aprovechar las oportunidades para desarrollar plenamente su potencial.
  2. Tener acceso a los recursos educativos, culturales, espirituales y recreativos.

Dignidad

  1. Poder vivir con dignidad y seguridad y verse libres de explotaciones y de maltrato físico o mental.
  2. Recibir un trato digno, independientemente de su edad, sexo, etnia, discapacidad u otras condiciones, y han de ser valoradas independientemente de su contribución económica.

Bibliografía

  • WebLog Maimonides – gerontología.
  • Diario Popular – Tercera Edad
  • blogspot
  • es

Ana Sandoval Herrera – DUE Idealia Centro de Día para Mayores

Los Derechos Humanos en la Tercera Edad (Part. I)

Es importante  conocerlos para beneficio de los mayores. Varios son los derechos humanos de las personas mayores que no se respetan en distintos ámbitos. El derecho al domicilio, a la salud de una medicina prepagada, a seguir trabajando mientras uno lo desee, son algunos de ellos, y conocerlos es importante para exigir su cumplimiento.

“Las personas mayores dicen ‘se ha perdido el respeto’, cuando en realidad se ha violado algunos de sus derechos”, manifestó la psicogerontóloga Nora Pochtar, coordinadora de la comisión Adultos Mayores y sus Derechos de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH).

La APDH junto a la secretaría de Derechos Humanos bonaerense organizan jornadas en los municipios donde se les enseña tanto a los adultos mayores como a los profesionales y a personal que atiende a personas de la tercera edad cuáles son sus derechos y cómo defenderlos.

La discriminación

“Los derechos de las personas mayores no tendrían que ser otros que los derechos humanos, pero ocurre que al llegar a la vejez hay una discriminación por edad”, a lo que se denomina “Edaísmo”, explicó la profesional.

Asimismo remarcó que las mujeres mayores sufren “una triple discriminación: la de género(que arrastran desde chicas), de edad y de posición económica”.

En este marco, sostuvo que “si bien es cierto que no debería haber derechos humanos para niños o para adultos mayores, sino derechos humanos para todos, cuando uno va envejeciendo hay derechos que no se respetan”.

Derecho a domicilio

A pesar de que los adultos mayores es el sector de la población que más crece en el mundo, dado el aumento de la expectativa de vida, este logro de la humanidad no es acompañado por un justo reconocimiento y todavía hay muchos prejuicios que atentan contra este grupo.

“El que menos se respeta es el derecho a domicilio -explicó Pochtar-. Ser mayor no implica no tener capacidad para elegir donde vivir. Muchas veces la familia, creyendo que le hace un bien a la persona mayor, lo quieren mudar porque `esa casa es muy grande`, o le quieren cambiar los muebles, cuando en ese lugar y en esos objetos está la vida de esa persona”.

Al respecto aclaró, que exceptuando casos particulares de quienes sufren enfermedades mentales, el derecho a decidir dónde vivir “es inalienable a todas las personas”.

Inclusive, frente a un caso de institucionalizar, cabe aclarar que solo el 2 o 3% por ciento de los adultos mayores viven en residencias geriátricas, es la persona mayor quién debe elegir el establecimiento y el tiempo de su estadía, evaluar los servicios, y realizar el contrato directamente con el prestador.

Otros puntos

Otro de los derechos que no se respetan “es a la salud en la medicina prepagada, dado que las personas mayores tienen dificultades para adherirse a una prepaga o a medida que avanza la edad le aumentan las cuotas”, señaló Pochtar.

También agregó que “el derecho a una sexualidad plena” es otro de los “derechos perdidos” durante el proceso del envejecimiento, que se debe recuperar y respetar. Así como el derecho al trabajo “mientras la persona lo desee y pueda hacerlo”, aclaró, y agregó: “En las empresas familiares, a las nuevas generaciones es como que el adulto mayor le molesta, lo quieren jubilar, pero no tienen en cuenta que esa empresa existe porque esa persona trabajó toda su vida y su experiencia es muy importante”.

No obstante, Pochtar señaló que el derecho a la educación es uno de los que más se respetan en nuestro país y se verifica en la cantidad de cursos y talleres que se dictan en los centros de jubilados, instituciones barriales y universidades de la tercera edad.

Ana Sandoval Herrera – DUE Idealia Centro de Día para Mayores

Entre nuestras preocupaciones diarias se encuentran el trabajo, la casa, la familia, gastos…en fin, un sinfín de preocupaciones en las que no nos encontramos nosotros. Evidentemente, debemos mantener un nivel de responsabilidad con respecto a toda nuestra organización personal. Sin embargo, nosotros también somos importantes y debemos encontrarnos en esa lista interminable de roles diarios que no debemos descuidar por nada del mundo. Lo más importante es uno mismo y si descuidamos nuestro bienestar no podremos atender el resto de necesidades y obligaciones.

El cuidado hacia uno mismo es un acto de amor hacia nuestro cuerpo, nuestra alma, en fin, a uno mismo. Esto nos ayuda para poder dar más a los demás ya que cuando uno está lleno y pleno, tiene de sobra para dar.

Quisiera aclarar que el cuidar de sí mismo no significa olvidar sus responsabilidades ni dejar de cuidar de sus seres queridos ni que a usted no le importe los demás. Se trata de tomar conciencia de sus necesidades y tener límites saludables que no comprometan su bienestar. Es saber conocerse a sí mismo y saber lo que le hace sentir bien y lo que no. Es saber valorar su cuerpo y su alma y tomar decisiones que contribuyen a su bienestar.

El cuidar de sí mismo es un acto de amor propio. ¿Qué está haciendo en este momento para cuidar de usted mismo?

Más info

Paula Piqueras García – Terapeuta Ocupacional Idealia Centro de Día para Mayores

Este mes, desde el Departamento de Fisioterapia de Idealia, traemos un interesante artículo de la web Fisioterapia Online, que aborda la ejecución de un tipo de ejercicios que se llaman Ejercicios de Frenkel. Este tipo de ejercicios trabajan la propiocepción (que es la situación de una determinada parte del cuerpo respecto al resto y de éste respecto al espacio), teniendo en cuenta que se trata de ejercicios en los que se van incrementando los niveles de dificultad, evolucionando el ejercicio en distintos niveles de progresión.

Estos ejercicios están indicados en patologías de carácter neurológico como puede ser un edema cerebral secundario a un ACV, Parkinson, etc.

https://www.fisioterapia-online.com/articulos/ejercicios-de-frenkel

Fernando Molins Sánchez – Fisioterapeuta Idealia Centro de día para mayores

Distonía muscular. Síntomas y tratamiento.

Distonía muscular. Síntomas y tratamiento. Blog Idealia centro de día para mayores Charmartín (Madrid)

Puede estar asociada con temblor, a veces parecido al observado en ciertos ancianos, pues actúa frecuentemente acompañada de una rigidez media y torpeza parecidas a la de los enfermos de Parkinson; también se produce un temblor con irregulares y fuertes contracciones.

Aunque es muy variable, la distonía puede afectar a cualquier área corporal, y de acuerdo a esta circunstancia, se clasifican en:

  • Distonías Generalizadas: Que suelen ser hereditarias y aparecen durante la infancia,
  • Distonías Focales y Segmentarias: Que son las formas más frecuentes, especialmente durante la edad adulta.

Síntomas

De acuerdo con el Instituto Nacional de Enfermedades Neurológicas y Apoplejía de Estados Unidos, los síntomas iniciales pueden incluir un deterioro de la escritura después de escribir varias líneas (“calambre del escritor”), calambres en el pie y una tendencia a levantar o arrastrar un pie después de correr o de caminar una cierta distancia. El cuello puede girar o moverse involuntariamente, sobre todo cuando se está cansado.

Otros síntomas posibles son los temblores y dificultades en la voz o en el habla. Es posible que los síntomas iniciales sean muy leves y se perciban solamente después de un esfuerzo prolongado, tensión o fatiga. Con el tiempo, los síntomas pueden llegar a ser más notorios y extensos e incluso continuos. Sin embargo, hay casos en los que existe poca o ninguna progresión.

Distonía muscular. Síntomas y tratamiento. Blog Idealia centro de día para mayores Charmartín (Madrid)

 

Distonías Secundarias y focales

Por su mayor frecuencia vamos a detenernos especialmente en las distonías secundarias y en las focales. Las primeras deben su nombre a que precisamente son “secundarias” a daños en pequeñas áreas del cerebro. Según la Asociación de Lucha contra la Distonía en España (ALDE), pueden estar causadas por falta de oxígeno, antes, durante o inmediatamente después del nacimiento (parálisis cerebral), por lesiones en el cerebro, particularmente en la infancia, o por pequeños golpes. Puede también ser secundaria a pequeñas áreas dañadas relacionadas con afecciones como la esclerosis múltiple, encefalitis, o secundarias a un gran número de enfermedades que afectan al sistema nervioso, incluyendo la enfermedad de Wilson.

Las distonías focales son las más frecuentes y se manifiestan en forma de blefaroespasmo, “calambre del escritor”, tortícolis espasmódica, distonía orofacial-bucal y distonía laríngea. En el caso del “calambre del escritor”, se produce una contracción de los músculos de la mano y brazo únicamente durante el acto de la escritura. La mano puede contraerse tan fuertemente que no puede moverse, pero en cuanto se deja de escribir se relaja. Bajo esta denominación se incluyen las distonías sufridas por músicos que tocan determinados instrumentos (piano, por ejemplo).

Con el Blefarospasmo los ojos se cierran fuertemente durante minutos o incluso horas. Puede ocurrir por exposición a la luz solar o por un estado de ansiedad. En la Tortícolis espasmódica (Distonía cervical) los músculos del cuello se contraen, haciendo girar la cabeza hacia un lado o inclinarla hacia abajo o hacia atrás.

En cuanto a la distonía orofacial-bucal, llamada síndrome de Meige, a veces los músculos de la mandíbula actúan sobre la boca abriéndola o cerrándola. La distonía laríngea o disfonía es, por su parte, una distonía focal que afecta a los músculos laríngeos o caja de la voz; actúa sobre las cuerdas tensándolas y manteniéndolas unidas, particularmente al intentar hablar. La voz resulta forzada, ronca y entrecortada. A veces existe dificultad en la respiración. Cuando las cuerdas vocales están forzadamente separadas, la voz tiene un sonido de aliento, y a veces no es posible la fonación.

Tratamiento

La predicción del progreso de la distonía es incierta. Se puede decir que si afecta a otros miembros de la familia y si comienza en la infancia, tenderá a empeorar al cabo de los años. Sin embargo, se conocen casos de no empeoramiento e incluso de recuperaciones parciales y hasta de completa recuperación.

Por fortuna, existen tratamientos médicos efectivos para la mayoría de las distonías, aunque todavía no se ha encontrado un tratamiento universal eficaz. En su lugar, los médicos utilizan una variedad de terapias individualizadas orientadas a reducir o eliminar los espasmos y dolores musculares. Así, se han descubierto medicamentos que pueden ayudar a corregir desequilibrios en los neurotransmisores, si bien con el paso del tiempo la respuesta a los fármacos varía entre los diversos pacientes e incluso en la misma persona.

En la distonía focal, el tratamiento de elección es la infiltración local de toxina botulínica, habitualmente con excelentes resultados según los especialistas. Utilizada inicialmente para tratar los blefaroespasmos, se constató posteriormente que la toxina inyectada en el músculo o músculos distónicos es capaz de detener los espasmos musculares. El efecto dura varios meses antes de que sea necesario repetir las inyecciones.

Por desgracia en ocasiones, aunque pocas, la terapia puede resultar ineficaz o, aunque la primera aplicación se haya hecho con éxito, puede ir perdiendo efectividad en los sucesivos tratamientos. En cualquier caso, la toxina botulínica alivia los síntomas de la distonía, reduce el dolor y mejora el movimiento de forma significativa.

Respecto al tratamiento de la distonía generalizada, el tratamiento es fundamentalmente de tipo farmacológico (anticolinérgicos, benzodiacepinas, neurolépticos) y tiene igualmente una gran eficacia.

Por último, existe la opción del tratamiento quirúrgico, a través del cual se realiza una estimulación cerebral profunda. La cirugía se recomienda a algunos pacientes cuando los medicamentos no son eficaces o sus efectos secundarios son demasiado severos. Se encuentra en fase experimental, pero los resultados preliminares publicados son muy esperanzadores.

ACTITUD POSITIVA Y AYUDA

El doctor David Mariden, experto en distonías, ofrece los siguientes consejos:

» Tu actitud ante esta enfermedad será uno de los más importantes factores que deciden cómo te afecta. La distonía no te matará, pero si permites que te derrumbe, puede estropear tu vida. Es completamente natural, cuando comprendes la naturaleza de tu enfermedad, que pases por estados de ansiedad, desesperación y depresión, y después de aceptación. Esta evolución lleva tiempo, pero tú debes trabajar positivamente para llegar al estado final de aceptación, Habla con tu familia y con tu médico acerca de estos problemas.

Bibliografía

  • org
  • El periódico de la farmacia.es
  • com, artículos sobre distonía muscular.
  • Aldan-distonia.org
  • org
  • blogspot.com.es

 

Ana Sandoval Herrera – DUE Idealia Centro de día para mayores

Cuidados paliativos

La medicina paliativa es aquella que se centra en los enfermos terminales, es decir, cuya expectativa de vida es relativamente corta debido a una enfermedad que no responde a un tratamiento curativo.

Dicha especialidad se centra en el cuidado de este tipo de pacientes. Dentro de lo posible, aportarles la mayor calidad de vida posible evitando el sufrimiento y síntomas que puedan interferir en el cumplimiento de la aportación del bienestar.

La medicina paliativa tiene como objetivo ofrecer el mayor bienestar físico, psíquico y mental posible, a través de todos los medios de los que se disponga, incluyendo otras alternativas a los tratamientos médicos y de enfermería y, así, contribuir en un verdadero sistema de apoyo y soporte integral para el paciente y su familia.  Además del trabajo terapéutico y psicológico con el paciente, es importante la intervención familiar. En este caso, se trabajará desde el momento en que el paciente forma parte de este tipo de intervención hasta el proceso del duelo.

Cuando hablamos de tratamiento tendemos a enfocarlo en el área farmacológica, pero no es ni el más importante ni el principal. En los centros socio-sanitarios se pretende alcanzar en la práctica, este cuidado global del paciente, y no sólo garantizar su confort, sino también el de sus cuidadores y familiares, teniendo como otra de sus metas la prevención del duelo patológico.

 

Paula Piqueras García – Terapeuta Ocupacional Idealia Centro de día para mayores

Día Nacional de la Artritis

Con motivo del Día Nacional de la Artritis, desde el Departamento de Fisioterapia de Idealia traemos un artículo que indica posibles mecanismos de actuación desde la Fisioterapia para el tratamiento de esta patología, así como unos sencillos consejos para la prevención de la misma y mejorar su evolución.

https://www.efisioterapia.net/articulos/artritis-tratamiento-y-prevencion

Fernando Molins Sánchez – Fisioterapeuta Idealia Centro de Día para Mayores

Consejos podológicos para la tercera edad

Con los años, el cuerpo humano pierde fortaleza y agilidad, entrando en un deterioro progresivo si no se toman las medidas oportunas.

Una de las partes más afectadas son los pies, que requerirán de un cuidado especial no solo en verano, sino durante todo el año.

 

Consejos podológicos para la tercera edad en Idealia centro de día para mayores (Chamartín, Madrid)

 

¿Sabían que más del 70% de la población mayor de 65 años de nuestro país padece algún tipo de trastorno podal? Evidentemente, a partir de cierta edad el cuidado de los pies resulta más complicado, pero el problema reside en que muchos de nuestros mayores se niegan a asistir a las revisiones médicas pertinentes, acudiendo exclusivamente cuando se denota algún tipo de problema en sus pies. No obstante, solo poco más del 25% de este sector poblacional se queja por dolores en esta zona del cuerpo, lo que implica en un menor control y prevención de problemas de mayor envergadura.

Hay que tener en cuenta que los pies de un anciano han soportado durante muchos años su peso, a lo que habrá que sumar también las irregularidades del terreno y el uso de un calzado inadecuado, especialmente en las mujeres. Aunque los problemas de equilibrio y de movimiento pueden presentarse a cualquier edad, bien es cierto que nuestros mayores son los más perjudicados al ser más proclives a contraer otro tipo de enfermedades que hagan que las medidas preventivas deban elevarse.

Pero, ¿qué causas se esconden tras estas patologías? Además del envejecimiento (se generan degeneraciones en el cartílago, atrofias musculares y reducción de la movilidad de las articulaciones), hay otras enfermedades que perjudican seriamente el estado de salud de nuestros pies. Así pues, podríamos hablar de patologías osteo-articulares (artrosis, artritis, etc.), cardiovasculares (insuficiencia cardíaca), edocrino-metabólicas (diabetes o insuficiencia renal) o el pie diabético (enfermedades vasculares unidas a posturas anti-higiénicas como mal corte de uñas o uso inadecuado del calzado. Y es que una pequeña herida podría desencadenar en una úlcera o una infección letal). También habría que tener en cuenta las alteraciones por enfermedades podales, es decir, callos, ojos de gallo, durezas, deformidades y alteraciones dérmicas que afectarán a la salud de nuestros pies.

Resulta interesante conocer algunos consejos a seguir para el correcto cuidado del pie geriátrico en todo momento:

  1. Higiene diaria: es importante evitar la aparición de bacterias y microorganismos con un aseo constante a base de agua templada y jabón neutro, prestando especial atención a los espacios interdigitales. También deben cuidarse tanto el secado como la hidratación posterior.
  2. Examen podal: periódicamente será recomendable examinar nuestros pies, algo que resulta esencial en personas con movilidad reducida.
  3. Calzado adecuado: ¿sabían que la hora ideal para comprar calzado es por la tarde, ya que es cuando los pies se encuentran más dilatados tras todo el día? Nuestros mayores deben escoger siempre zapatos de calidad (de piel o cuero), transpirables, blandos y ligeramente flexibles. Además, la suela deberá ser antideslizante y no demasiado gruesa. En caso de usar tacón, este no deberá ser de más de 2-3 centímetros. Por su parte, los calcetines y medias deberán ser suaves y absorbentes, siendo el algodón el material más recomendable.
  4. Cuidado de las uñas: Las uñas encarnadas o deformadas suponen un problema para nuestra salud podal, por lo que es importante cortarlas rectas.

La mejor forma de favorecer a la circulación sanguínea es evitando realizar grandes ingestas de comidas, llevar una vida sedentaria o estresante y ponerse ropa demasiado ajustada.

¿Cómo elegir el calzado adecuado para nuestros mayores?

Muchas veces, las personas mayores tienen problemas a la hora de encontrar un calzado adecuado y acaban acumulando en casa muchos pares de zapatos, de los cuales sólo pueden ponerse uno o dos, y no van cómodos.

En los Centros de Día damos mucha importancia al calzado que llevan nuestros usuarios, tanto en el Centro como en su vida cotidiana.

Las recomendaciones a la hora de elegir el calzado adecuado para nuestros mayores, se realizan de manera individual dependiendo de las necesidades del usuario, pero hay algunos aspectos generales que comparten la mayoría de los casos y que serían los siguientes:

  • Calzado ancho
  • Ajustable con velcro preferiblemente, hay casos en que los cordones también pueden servir
  • Suela antideslizante
  • Tejido flexible
  • Buena sujeción en el talón, evitar el calzado abierto por detrás
  • Ligeros en cuanto al peso
  • Que sean adecuados a la estación del año
  • Evitar tacones

Con todo esto buscamos un zapato o zapatilla fácil de poner, que respete la forma de cada pie y que facilite la deambulación. De esta manera evitaremos caídas y las consecuencias que ello conlleva.

Hay que recordar que en los centros de día se realizan actividades de fisioterapia y deambulaciones, lo que hace más necesario traer el calzado adecuado.

No hay que quitarle importancia a los calcetines o medias que se llevan, ya que pueden provocar presiones innecesarias y ser perjudiciales.

Para terminar os enseñamos unas imágenes donde podréis ver el tipo de calzado recomendado y alguno inadecuado.

Bibliografía

  • Web Barcelonageriatria.com.
  • Web afalapalma.net.
  • Blog de prevención de caídas en ancianos (soypacientedesamu).

Ana Sandoval Herrera – DUE Idealia Centro de día para mayores