FISIOTERAPIA EN EL PARKINSON

Denominada también parálisis agitante, fue descrita por James Parkinson en el año 1817. Enfermedad de carácter neurodegenerativo (esto es así porque la característica de la misma es el déficit de las neuronas que producen la dopamina con consecuencias sobre el control de la coordinación del movimiento y postura), presenta varios estados en función de la afectación en el paciente. Desde los síntomas principales y que primero se manifiestan, como son la aparición de hipertonía (aumento del tono muscular por encima de la normalidad), ausencia mímica y temblores; hasta la aparición de trastornos posturales, del equilibrio, para la realización de las actividades de la vida diaria (AVD) y finalmente la postración del paciente en silla o cama, la enfermedad tiene un período de años de evolución.

Con el objetivo de mejorar la calidad de vida de las personas aquejadas de esta patología, el tratamiento rehabilitador (siempre teniendo en cuenta el grado de afectación) debe incluir aspectos como la movilización articular, la potenciación y relajación muscular de forma global; además de todo tipo de ejercicios de coordinación aumentando los niveles de dificultad en los mismos con mayor velocidad, más distancia recorrida, sobrepasar la línea media corporal, hacer el movimiento con ojos cerrados o coordinar el mismo con varias partes del cuerpo; ejercicios respiratorios, trabajo del equilibrio y propiocepción (ubicar cada posición del cuerpo con respecto al resto y de éste en relación al espacio) y trabajar el patrón de marcha de la manera más segura y funcional en función de las capacidades de cada paciente.

Debido a que la enfermedad de Parkinson tiene manifestaciones diferentes en función de cada paciente y no evoluciona a la misma velocidad en todos los casos, es importante establecer el estado en el que se manifiesta para poder hacer los ejercicios más apropiados en cada momento.

Fernando Molins Sánchez

Fisioterapeuta Idealia

 

181 comentarios en “FISIOTERAPIA EN EL PARKINSON

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *