Entre nuestras preocupaciones diarias se encuentran el trabajo, la casa, la familia, gastos…en fin, un sinfín de preocupaciones en las que no nos encontramos nosotros. Evidentemente, debemos mantener un nivel de responsabilidad con respecto a toda nuestra organización personal. Sin embargo, nosotros también somos importantes y debemos encontrarnos en esa lista interminable de roles diarios que no debemos descuidar por nada del mundo. Lo más importante es uno mismo y si descuidamos nuestro bienestar no podremos atender el resto de necesidades y obligaciones.

El cuidado hacia uno mismo es un acto de amor hacia nuestro cuerpo, nuestra alma, en fin, a uno mismo. Esto nos ayuda para poder dar más a los demás ya que cuando uno está lleno y pleno, tiene de sobra para dar.

Quisiera aclarar que el cuidar de sí mismo no significa olvidar sus responsabilidades ni dejar de cuidar de sus seres queridos ni que a usted no le importe los demás. Se trata de tomar conciencia de sus necesidades y tener límites saludables que no comprometan su bienestar. Es saber conocerse a sí mismo y saber lo que le hace sentir bien y lo que no. Es saber valorar su cuerpo y su alma y tomar decisiones que contribuyen a su bienestar.

El cuidar de sí mismo es un acto de amor propio. ¿Qué está haciendo en este momento para cuidar de usted mismo?

Más info

Paula Piqueras García – Terapeuta Ocupacional Idealia Centro de Día para Mayores

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *