Cuidados paliativos

La medicina paliativa es aquella que se centra en los enfermos terminales, es decir, cuya expectativa de vida es relativamente corta debido a una enfermedad que no responde a un tratamiento curativo.

Dicha especialidad se centra en el cuidado de este tipo de pacientes. Dentro de lo posible, aportarles la mayor calidad de vida posible evitando el sufrimiento y síntomas que puedan interferir en el cumplimiento de la aportación del bienestar.

La medicina paliativa tiene como objetivo ofrecer el mayor bienestar físico, psíquico y mental posible, a través de todos los medios de los que se disponga, incluyendo otras alternativas a los tratamientos médicos y de enfermería y, así, contribuir en un verdadero sistema de apoyo y soporte integral para el paciente y su familia.  Además del trabajo terapéutico y psicológico con el paciente, es importante la intervención familiar. En este caso, se trabajará desde el momento en que el paciente forma parte de este tipo de intervención hasta el proceso del duelo.

Cuando hablamos de tratamiento tendemos a enfocarlo en el área farmacológica, pero no es ni el más importante ni el principal. En los centros socio-sanitarios se pretende alcanzar en la práctica, este cuidado global del paciente, y no sólo garantizar su confort, sino también el de sus cuidadores y familiares, teniendo como otra de sus metas la prevención del duelo patológico.

 

Paula Piqueras García – Terapeuta Ocupacional Idealia Centro de día para mayores

Día Nacional de la Artritis

Con motivo del Día Nacional de la Artritis, desde el Departamento de Fisioterapia de Idealia traemos un artículo que indica posibles mecanismos de actuación desde la Fisioterapia para el tratamiento de esta patología, así como unos sencillos consejos para la prevención de la misma y mejorar su evolución.

https://www.efisioterapia.net/articulos/artritis-tratamiento-y-prevencion

Fernando Molins Sánchez – Fisioterapeuta Idealia Centro de Día para Mayores

Consejos podológicos para la tercera edad

Con los años, el cuerpo humano pierde fortaleza y agilidad, entrando en un deterioro progresivo si no se toman las medidas oportunas.

Una de las partes más afectadas son los pies, que requerirán de un cuidado especial no solo en verano, sino durante todo el año.

 

Consejos podológicos para la tercera edad en Idealia centro de día para mayores (Chamartín, Madrid)

 

¿Sabían que más del 70% de la población mayor de 65 años de nuestro país padece algún tipo de trastorno podal? Evidentemente, a partir de cierta edad el cuidado de los pies resulta más complicado, pero el problema reside en que muchos de nuestros mayores se niegan a asistir a las revisiones médicas pertinentes, acudiendo exclusivamente cuando se denota algún tipo de problema en sus pies. No obstante, solo poco más del 25% de este sector poblacional se queja por dolores en esta zona del cuerpo, lo que implica en un menor control y prevención de problemas de mayor envergadura.

Hay que tener en cuenta que los pies de un anciano han soportado durante muchos años su peso, a lo que habrá que sumar también las irregularidades del terreno y el uso de un calzado inadecuado, especialmente en las mujeres. Aunque los problemas de equilibrio y de movimiento pueden presentarse a cualquier edad, bien es cierto que nuestros mayores son los más perjudicados al ser más proclives a contraer otro tipo de enfermedades que hagan que las medidas preventivas deban elevarse.

Pero, ¿qué causas se esconden tras estas patologías? Además del envejecimiento (se generan degeneraciones en el cartílago, atrofias musculares y reducción de la movilidad de las articulaciones), hay otras enfermedades que perjudican seriamente el estado de salud de nuestros pies. Así pues, podríamos hablar de patologías osteo-articulares (artrosis, artritis, etc.), cardiovasculares (insuficiencia cardíaca), edocrino-metabólicas (diabetes o insuficiencia renal) o el pie diabético (enfermedades vasculares unidas a posturas anti-higiénicas como mal corte de uñas o uso inadecuado del calzado. Y es que una pequeña herida podría desencadenar en una úlcera o una infección letal). También habría que tener en cuenta las alteraciones por enfermedades podales, es decir, callos, ojos de gallo, durezas, deformidades y alteraciones dérmicas que afectarán a la salud de nuestros pies.

Resulta interesante conocer algunos consejos a seguir para el correcto cuidado del pie geriátrico en todo momento:

  1. Higiene diaria: es importante evitar la aparición de bacterias y microorganismos con un aseo constante a base de agua templada y jabón neutro, prestando especial atención a los espacios interdigitales. También deben cuidarse tanto el secado como la hidratación posterior.
  2. Examen podal: periódicamente será recomendable examinar nuestros pies, algo que resulta esencial en personas con movilidad reducida.
  3. Calzado adecuado: ¿sabían que la hora ideal para comprar calzado es por la tarde, ya que es cuando los pies se encuentran más dilatados tras todo el día? Nuestros mayores deben escoger siempre zapatos de calidad (de piel o cuero), transpirables, blandos y ligeramente flexibles. Además, la suela deberá ser antideslizante y no demasiado gruesa. En caso de usar tacón, este no deberá ser de más de 2-3 centímetros. Por su parte, los calcetines y medias deberán ser suaves y absorbentes, siendo el algodón el material más recomendable.
  4. Cuidado de las uñas: Las uñas encarnadas o deformadas suponen un problema para nuestra salud podal, por lo que es importante cortarlas rectas.

La mejor forma de favorecer a la circulación sanguínea es evitando realizar grandes ingestas de comidas, llevar una vida sedentaria o estresante y ponerse ropa demasiado ajustada.

¿Cómo elegir el calzado adecuado para nuestros mayores?

Muchas veces, las personas mayores tienen problemas a la hora de encontrar un calzado adecuado y acaban acumulando en casa muchos pares de zapatos, de los cuales sólo pueden ponerse uno o dos, y no van cómodos.

En los Centros de Día damos mucha importancia al calzado que llevan nuestros usuarios, tanto en el Centro como en su vida cotidiana.

Las recomendaciones a la hora de elegir el calzado adecuado para nuestros mayores, se realizan de manera individual dependiendo de las necesidades del usuario, pero hay algunos aspectos generales que comparten la mayoría de los casos y que serían los siguientes:

  • Calzado ancho
  • Ajustable con velcro preferiblemente, hay casos en que los cordones también pueden servir
  • Suela antideslizante
  • Tejido flexible
  • Buena sujeción en el talón, evitar el calzado abierto por detrás
  • Ligeros en cuanto al peso
  • Que sean adecuados a la estación del año
  • Evitar tacones

Con todo esto buscamos un zapato o zapatilla fácil de poner, que respete la forma de cada pie y que facilite la deambulación. De esta manera evitaremos caídas y las consecuencias que ello conlleva.

Hay que recordar que en los centros de día se realizan actividades de fisioterapia y deambulaciones, lo que hace más necesario traer el calzado adecuado.

No hay que quitarle importancia a los calcetines o medias que se llevan, ya que pueden provocar presiones innecesarias y ser perjudiciales.

Para terminar os enseñamos unas imágenes donde podréis ver el tipo de calzado recomendado y alguno inadecuado.

Bibliografía

  • Web Barcelonageriatria.com.
  • Web afalapalma.net.
  • Blog de prevención de caídas en ancianos (soypacientedesamu).

Ana Sandoval Herrera – DUE Idealia Centro de día para mayores

 

Día mundial del Alzheimer

21 de Septiembre Día mundial del Alzheimer

El pasado 21 de Septiembre se celebró el día mundial del Alzheimer. El Diario Médico recogía esta onomástica recordándonos lo importante que es la adopción de hábitos de vida saludable, no solamente prevenir enfermedades metabólicas como la hipertensión o la diabetes, los eventos cardiovasculares o la obesidad. Cada vez son más los datos que los profesionales de la salud tenemos sobre la relación que hay entre los malos hábitos en salud y otros tipos de enfermedades como la Enfermedad de Alzheimer.

Según Diario Médico: “Esta enfermedad neurodegenerativa es la causa de demencia más frecuente (alrededor del 70 por ciento de los casos) y actualmente, en España, según estimaciones de la Sociedad Española de Neurología (SEN), podrían existir unas 800.000 personas que padecen la enfermedad. Se trata de la principal causa de discapacidad en personas mayores”

Múltiples estudios científicos aseguran que adoptar hábitos de vida saludable podría reducir hasta un 40% de los casos de Alzheimer o retrasar el debut de la enfermedad.

Nunca se es demasiado joven para la prevención en salud, así que comienza desde hoy a crear hábitos beneficiosos para tí.

Estos son algunos consejos para evitar los factores de riesgo del deterioro cognitivo:

ACTIVIDAD FÍSICA

  • Mantente activo.
  • Realiza ejercicio de forma regular.
  • Camina. No vayas a todos los lugares en coche.

NO TE AISLES

  •  Sal de casa y habla con otras personas.
  • Visita lugares nuevos o pasea por aquellos que te evoquen recuerdos.

USA TU CEREBRO

  • Lee libros, asiste a conferencias o debates.
  • Participa en juegos de mesa (que además es una muy buena excusa para quedar con amigos y sociabilizar).
  • Aprende. Practica un idioma que ya sepas o aprende uno nuevo.
  • Estudia conceptos nuevos. Relacionados o no con tu profesión.

CONTROLA LOS FACTORES DE RIESGO CARDIOVASCULAR

  • Hipertensión, colesterol elevado, diabetes, obesidad.
  • Disminuye el consumo de sal y azúcar.
  • Disminuye el consumo de grasas saturadas.
  • Evita las bebidas azucaradas y la bollería industrial.
  • Mantén un peso saludable.

NO EVITES EXPRESAR TUS EMOCIONES

  • Fomenta tu equilibrio emocional.
  • Habla de cómo te sientes.
  • No guardes rencor.
  • Llora si estás triste y ríe si estás alegre.
  • Y siempre piensa de forma positiva.

Fuente: Los hábitos de vida saludables reducirían hasta un 40% los casos de Alzheimer

Valoración de fisioterapia de un paciente en un centro de día

Continuando con el anterior artículo en el que se hacía referencia al test de Tinetti, usado en el Centro de Idealia para valorar la marcha y el equilibrio de nuestros usuarios, queremos continuar especificando qué aspectos valoramos fundamentalmente desde este Departamento en la evaluación de Fisioterapia, que se hace al ingresar un usuario en el Centro y cada seis meses:

Para comenzar, y pese a no formar parte de la valoración de Fisioterapia propiamente dicha, es importante conocer los antecedentes médicos que tiene el usuario en cuestión, si es que se trata de un nuevo ingreso, o recabar, para la realización de un informe de seguimiento, los aspectos médicos que hayan ido pudiendo surgir desde la última valoración (no obstante, y pese a que la realización de estas valoraciones de seguimiento se hace cada seis meses, la valoración fisioterápica y de los demás departamentos del Centro se hace de una manera continua, por tanto se trata únicamente de dejar reflejada una circunstancia que, desde el momento en que se ha producido, ya consta en el conocimiento de todos los profesionales del Centro.

  • Para comenzar con la valoración de Fisioterapia propiamente dicha se realiza una exploración de la movilidad de miembros superiores, inferiores, cervical y dorso. En ella se valora la movilidad activa de las estructuras así como si, existiendo limitación de tipo activo, de forma pasiva o activa / asistida se puede lograr una mayor cantidad de movimiento, tratando de establecer las causas osteomusculares que pueden estar provocando ese déficit de movilidad. También dentro del capítulo de la movilidad se observa si hay alteraciones de la coordinación, de la lateralidad derecha / izquierda, al cruzar la línea media, etc.
  • Valoración de la fuerza muscular: se realiza una exploración, en principio por grupos musculares, de la capacidad de realización de movimiento contra la fuerza de la gravedad, contra resistencia moderada o máxima o en un plano de deslizamiento. La resistencia, si procede, es aplicada por el terapeuta que realiza la prueba, diferenciando lo que es movimiento contra una máxima resistencia realizada por el terapeuta o movimiento contra una resistencia algo menor (que se considera resistencia moderada). Para poder solicitar movimiento contra resistencia es imprescindible que la persona al menos realice dicho arco de recorrido contra la fuerza de la gravedad. Para valorar el movimiento contra gravedad se puede hacer en posición sentado sin ningún tipo de ayuda por parte del terapeuta ni la existencia de ningún plano de deslizamiento (por ejemplo una mesa) que facilite la actividad. El movimiento en un plano de deslizamiento se realiza en una posición en la que no exista la fuerza de la gravedad (movimiento realizado en un plano paralelo al suelo y con un plano de deslizamiento – por ejemplo una mesa -). Si no puede realizar el movimiento solicitado ni siquiera en un plano de deslizamiento, se debe observar si en la musculatura en la que se solicita el mismo, se produce al menos contracción muscular. La graduación, una vez tenido en cuenta todo esto oscila entre un grado 5 (máxima resistencia), grado 4 (resistencia moderada), grado 3 (movimiento contra la fuerza de la gravedad), grado 2 (movimiento en un plano de deslizamiento) y grado 1 (no existe movimiento activo pero sí se observa contracción en la musculatura solicitada). Dentro de estas graduaciones existen grados intermedios (3+, 4-, 4+, 5-, etc). Por ejemplo una persona que realiza un movimiento contra máxima resistencia pero no llega a superar la mitad del recorrido activo bajo esa máxima resistencia, obtendría un grado 4+, si ese movimiento contra máxima resistencia supera más de la mitad del recorrido activo existente, se graduaría como un 5-, y así con todas las graduaciones indicadas.
  • Valoración de la marcha y de las reacciones de equilibrio: para la valoración de estos aspectos se emplea fundamentalmente el test de Tinetti (consultar el artículo sobre el mismo publicado recientemente). Asimismo, también se tienen en cuenta factores como qué tipo de ayuda precisa para caminar (bastón, dos bastones, andador, asistencia por parte de una persona, de dos, etc). También hay que tener en cuenta si existen caídas frecuentes o han existido las mismas recientemente y tratar de determinar por qué se han producido (si se trata de una alteración de las reacciones de equilibrio, si es por realizar una marcha no levantando los pies bien del suelo, si precisa de una asistencia que hasta ese momento no se le ha estado ofreciendo, etc) y a partir de ahí se dan las recomendaciones necesarias para favorecer la seguridad en la marcha de esa persona y se ponen en marcha actividades en el Centro cuyo objetivo es favorecer una mayor seguridad en dicho patrón de deambulación o entrenar ciertos aspectos relacionados con su patrón de marcha.
  • Una vez tenidos en cuenta todos los aspectos indicados anteriormente, se trazan unos objetivos relacionados con lo obtenido para trabajarlos durante los siguientes seis meses, que pueden ir desde tratar de mejorar ciertos aspectos de la marcha como se ha indicado antes, mantenimiento de sus capacidades físicas, etc. Asimismo se elabora un plan de tratamiento específico para el usuario en cuestión.
  • Finalmente, otro apartado importante es el de realizar un seguimiento de la evolución, siempre y cuando se trate de un usuario ya valorado con anterioridad, para tratar de observar qué cambios se han producido en todos los aspectos valorados en la evaluación, si ha habido mejorías, empeoramientos, si se han cumplido los objetivos propuestos y si es necesario dar alguna recomendación específica a familiares, cuidadores, etc.

 

Fernando Molins Sánchez – Fisioterapeuta Idealia Centro de Día para Mayores

Delirium o Síndrome Confusional Agudo (SCA) en los pacientes mayores

 

 

En muchas ocasiones el síndrome confusional agudo (SCA) o delirium debe considerarse más como un síntoma que se produce en el transcurso de numerosas patologías propias del anciano, por lo que es muy frecuente verlo en personas de edad muy avanzada que son hospitalizadas por enfermedades específicas. De hecho, este síndrome es muy raro en personas de 60-65 años y muy habitual entre los 75 y los 80, lo que hace suponer que éste es un problema directamente relacionado con el envejecimiento de los tejidos cerebrales.

Síntomas del delirium

El deliriumpuede manifestarse como un estado de gran somnolencia y letargia, si bien los síntomas más llamativos se refieren a alteraciones de la función cerebral, que inducen un deterioro cognitivo:

  • Desorientación espacio-temporal.
  • Pensamiento desorganizado.
  • Alucinaciones.
  • Estado de agitación extrema.
  • Déficit de atención.
  • Alteraciones del sueño.

Los síntomas aparecen bruscamente y fluctúan a lo largo del día, siendo de mayor intensidad durante la noche.

Existen algunas escalas que son útiles para el diagnóstico clínico. La más utilizada es el ConfusionAssessmentMethod (CAM).

El principal diagnóstico diferencial debe hacerse con la demencia. Ésta suele iniciarse de forma insidiosa, tener un curso progresivo y el nivel de conciencia acostumbra a estar conservado. Por el contrario, en el deliriumel inicio suele ser súbito, la evolución fluctuante, y el nivel de conciencia por lo general está alterado.

Hay que tener presente que el delirium puede producirse en el curso de una demencia, cuyo diagnóstico no excluye, pues, la posibilidad de que exista un síndrome confusional agudo. El cuadro de deliriumpuede durar, días, semanas o meses e incluso no llegar a desaparecer, dependiendo de la causa que lo desencadene. En cualquier caso, la existencia de este síndrome supone un mal pronóstico en relación a la enfermedad que lo produce.

 

 

Factores de riesgo del delirium

Como ya se ha señalado, el deliriumo síndrome confusional agudo, es muy frecuente que se produzca tras el ingreso en el hospital del paciente, ya que puede ser inducido por múltiples factores de riesgo:

  • Envejecimiento cerebral.
  • Presencia de una demencia o deterioro cognitivo.
  • Depresión o ansiedad.
  • Dependencia funcional (falta de movilidad).
  • Estrés.
  • Hospitalización.
  • Infecciones (principalmente respiratorias, urinarias y leucocitosis).
  • Enfermedades neurológicas agudas (ictus e infecciones como la meningitis).
  • Insuficiencia hepática o renal.
  • Enfermedades endocrinas (diabetes no controlada).
  • Fármacos (psicotrópicos, sedantes, reguladores del ritmo cardiaco, analgésicos, anticolinérgicos, anestésicos, etc.)
  • Desnutrición.
  • Cirugía previa.
  • Dolor.

Tratamiento del delirium

Ante todo, hay que decir que el conocimiento de las causas que desencadenan el deliriumo síndrome confusional agudo puede llevar a que en el hospital se adopten una serie de medidas preventivas dirigidas a evitar que se produzca.

En la historia clínica del paciente afectado de delirium habrá que insistir en los antecedentes de consumo de alcohol o de sustancias que puedan relacionarse cronológicamente con los trastornos conductuales.

En la entrevista será importante recoger información sobre el estado cognitivo basal y el grado de independencia previo para las actividades básicas e instrumentales de la vida diaria. La exploración física y neurológica se deberá completar con una cuidadosa exploración de los sentidos.

A todos los pacientes con delirium debería realizárseles una batería básica de pruebas complementarias que incluyera radiografía de tórax, electrocardiograma, hemograma, bioquímica general, urinoanálisis y gasometría arterial o determinación de la saturación de oxígeno. Otras exploraciones como el estudio del líquido cefalorraquídeo, la tomografía computarizada cerebral o el electroencefalograma deberán reservarse en función de la sospecha clínica.

Ante la sospecha de intoxicación por sustancias o reacción adversa medicamentosa, será necesaria su identificación en orina o la determinación de concentraciones séricas. Los pacientes que sufren deliriumdeben ser sometidos a una estrecha y continua vigilancia a cargo de personal sanitario cualificado que, además debe realizar cuidados de soporte, como asegurarse de que se alimente adecuadamente, controlar la función intestinal y urinaria, etc. En ocasiones es necesario el uso  de medicamentos neurolépticos o antisicóticos para controlas la agitación extrema y las alucinaciones.

En  definitiva, en caso de que el delirium se presente, el tratamiento debe dirigirse al control de los factores de riesgo que lo producen y al control de los síntomas. Esto puede ser sencillo si la causa es la toma de algún medicamento concreto, pues puede ser suficiente con sustituirlo. Sin embargo, en otros casos puede llegar a ser muy complicado.

 

Conclusiones

Se hacen necesarias mayores investigaciones dirigidas a completar el conocimiento de los mecanismos fisiopatogénicos que conducen a la aparición de esta insuficiencia de la función cerebral que es el delirium. A partir de aquí se podrá, tal vez, establecer protocolos de tratamiento encaminados no sólo al tratamiento sintomático, sino también a la prevención y al tratamiento propio de la entidad.

El síndrome confusional agudo es un problema asistencial de primer orden, especialmente en el ámbito hospitalario, tanto por su alta prevalencia como por el impacto que supone sobre el estado de salud de la persona que lo padece. La evaluación clínica debe ser exhaustiva y atender al reconocimiento de los factores de riesgo y a los posibles factores desencadenantes. La intervención debe ser interdisciplinaria y multidimensional utilizando elementos farmacológicos y no farmacológicos.

Los pacientes que han sufrido un delirium deben ser seguidos a medio plazo para descartar las frecuentes cronificaciones y persistencia del deterioro cognitivo. Posiblemente el delirium no sea la causa de una evolución hacia un síndrome demencial, pero sí puede ser su primera manifestación.

Bibliografía

  • Web de Sanitas, biblioteca de salud.
  • Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales.
  • Assessing confused patients. J NeurolNeurosurg Psychiatry 2001.
  • Elservier.es
  • Precipitating factors for delirium in hospitalized elderly persons: predictive model and interrelationships with baseline vulnerability. JAMA 1996;275:852-7.

 

Ana Sandoval Herrera – DUE Idealia Centro de Día para Mayores Madrid

Musicoterapia en la tercera edad

 

La música significa cosas diferentes para gente diferente, y también significa cosas diferentes para la misma persona en momentos diferentes de su vida. La musicoterapia en personas mayores consiste esencialmente en conectar, o reconectar personas con el presente a través de la música.

Uno de los problemas de los que padecen las personas mayores es la sensación de abandono, el miedo a verse solas; no particularmente por sus necesidades o incapacidades físicas, sino por la soledad emocional. Sus hijos y nietos, ocasionalmente, les “damos por hecho”: seguimos adelante con nuestra vida mientras ellos nos ven desde la distancia. Echan de menos el contacto son su familia y seres queridos.

Aquí es donde podemos utilizar la música como herramienta para acercarnos a ellos y reconectarles con las sensaciones positivas de la vida y de felicidad. Así, no solo combatimos la soledad sino que reforzamos sus funciones físicas e intelectuales: memoria, atención, coordinación y equilibrio, entre otras.

A través de música que hayan escuchado y cantado en su juventud, o música con la que hayan estado vinculados en su etapa adulta, bien como intérpretes o entusiastas, la musicoterapia no es solo un puñado de actividades. Se convierte en una actividad completamente positiva que esperan con ganas. Ejercicios puramente rudimentarios como pueden ser dar palmas o tocar instrumentos simples de percusión cobran una dimensión diferente cuando los acompañas de los chotis, pasodobles, sardanas o sevillanasque llevan dentro desde su niñez.

Y más allá de hacer ejercicios, el hecho de que simplemente escuchen música en un entorno dedicado a ello les hace sonreír, que es el componente clave de este tipo de actividad. La música clásica ayuda mucho en esto. ¿A quién no le suena el Concierto de Aranjuez o la 9º sinfonía de Beethoven? Es música que requiere paciencia y tiempo de escucha, y es una experiencia que valoran y aprecian.

En conclusión, la musicoterapia ayuda a cubrir necesidades básicas de las personas mayores de forma amena, evocativa y relajante. Fomenta la sensación de comunidad y aumenta su calidad de vida con una sonrisa para todas las personas involucradas.

 

Alberto Zúñiga – Responsable de los Talleres de Musicoterapia en Idealia Centro de Día

La importancia de las rutas de transporte en nuestro centro de día

 

Uno de los problemas a los que se enfrenta la familia cuando decide llevar al mayor a un Centro de Día es el transporte ya que su movilidad no permite, en muchas ocasiones, poder ir caminando o en transporte público y la familia no siempre tiene disponibilidad para realizar dicha actividad.

En nuestro Centro de Día Idealia tenemos muy presente este hecho y sabemos que las rutas tienen múltiples ventajas tanto para los mayores como para sus familias y cuidadores.

Vamos a relacionar las más importantes:

  • Contribuye a establecer un horario fijo cada día y, por tanto, a unificar un mismo patrón de sueño y actividad cada día.
  • El tiempo de ruta es un espacio que favorece las relaciones sociales y, por tanto, estimulante en cuanto a que deben poner en práctica las habilidades sociales de comunicación con el resto de compañeros.
  • Respiro familiar ya que es una tarea de la que no deben encargarse y, que de no existir, impediría en ocasiones que el mayor asistiese al Centro de Día.
  • Personalización de horarios. Desde Idealia sabemos que este punto es fundamental y por eso las rutas se adaptan al ritmo y horario de nuestros mayores y las necesidades familiares.
  • Colaboración con la sociedad y el medio ambiente ya que las rutas contribuyen a la disminución de vehículos en circulación permitiendo que se trasladen un mayor número de personas realizando menos desplazamientos. Esto se traduce en reducción de emisiones de gases contaminantes.

La importancia de respirar

Sin oxígeno no hay vida. La respiración es nuestra primera fuente de energía. Una respiración más profunda permite abastecer de mayor cantidad de oxígeno al organismo y a los músculos, lo que permite que éstos ejerzan mejor su función.

Vivimos acelerados y respiramos acelerados.

Cuando estamos nerviosos,  la respiración se hace irregular y la mente se vuelve inestable,  pero si nos calmamos,  la respiración se regulará y la mente también lo hará.

Esto genera un círculo vicioso: como estamos nerviosos respiramos más rápido y como respiramos más rápido nos generamos mayor nerviosismo y ansiedad.

Aprender  a respirar correctamente nos permitirá:

  • Mejorar la capacidad de atención y concentración
  • Calmar la mente
  • Mejorar la calidad del sueño
  • Reducir la intensidad y la incomodidad de las sensaciones dolorosas
  • Mayor oxigenación – y por lo tanto alimentación – del sistema nervioso que sirve para fomentar la salud de todo el cuerpo porque comunica con todas las partes del mismo.

Aprendamos pues a respirar de forma correcta!

Existen tres tipos de  respiración:

-La respiración abdominal     

El diafragma desciende en el momento de la inspiración, el abdomen se hincha. La base de los pulmones se llena de aire, el descenso rítimico del diafragma provoca un masaje suave y constante de todo el contenido abdominal y favorece el buen funcionamiento de los órganos.

-La respiración costal:

Se efectúa separando las costillas y dilatando la caja torácica como un fuelle. Esta respiración llena los pulmones en su región media. Hace penetrar menos aire que la respiración abdominal y requiere más de un esfuerzo. Es la respiración “atlética”.

-La respiración clavicular:

El aire se introduce levantando las clavículas. Sólo la parte superior de los pulmones recibe un aporte de aire fresco. Es el modo menos bueno de respirar; por lo común, es atributo de las mujeres.

-La respiración completa:

Engloba los tres modos de respiración y los integra en un único movimiento amplio y ritmado.

Para aprender a realizar la respiración completa es mejor que comiences tumbado boca arriba. Coloca una mano sobre el pecho y la otra sobre el estómago.

A continuación, realiza los siguientes pasos:

1) Vacía los pulmones a fondo.

2) Realiza una inspiración profunda y que el aire llegue hasta el abdomen. Podrás notar cómo el abdomen se eleva visualizándolo en la mano que está apoyada sobre él…

3) …continúa inspirando, llenando de aire la parte alta de los pulmones, sintiendo cómo se expanden.  Podrás observar cómo la mano que está sobre su pecho también se eleva.

4) Deja salir lentamente el aire tratando de que la exhalación dure el doble de tiempo que la inhalación.

Las prácticas de respiración lenta se han aplicado desde hace siglos para calmar la mente y ejercitar la atención.

Se puede emplear la respiración para combatir la tensión y el estrés, cambiar de perspectiva ante un problema o buscar una idea creativa, sólo hay que detenerse en cualquier momento del día y dedicar 5 minutos a respirar de forma consciente.

Y lo mejor de todo, es que esta herramienta que nos aporta tantos beneficios no tiene coste alguno y puedes usarla cómodamente dónde y cuando quieras.

Puedes empezar a practicar y comprobarlo por ti mismo. Respira y vive mejor!

 

Cómo realizar una determinación correcta de la tensión arterial en el domicilio

Cada día se multiplican los casos de personas diagnosticada de Hipertensión Arterial. Con los nuevos tensiómetros digitales, estos pacientes pueden hacerse controles tensionales en el domicilio sin tener que desplazarse a un centro sanitario. Pero para que esas autodeterminaciones sean valorables han de hacerse de forma correcta.

Lo que se haga antes de la determinación, la posición del brazo  y otros factores pueden variar la determinación de la tensión arterial hasta un 10%, suficiente para enmascarar un mal control tensional,  iniciar un tratamiento farmacológico que realmente no se necesita o ajustar de forma incorrecta la dosis de antihipertensivo.

Recomendaciones para una toma correcta de la tensión arterial en el domicilio

  1. No tomar bebidas con cafeína (café, refrescos con cafeína, té) al menos 30 minutos antes de la determinación.
  2. No fumar al menos 30 minutos antes de la determinación.
  3. Permanecer sentado de forma tranquila al menos 5 minutos antes de la determinación.
  4. Durante la medición, sentarse en una silla/sillón confortable, sin cruzar las piernas y mantener el brazo a la altura del corazón.
  5. El manguito inflable debe cubrir al menos el 80% del brazo dejando libre la flexura del codo.
  6. No hablar durante la determinación.
  7. Si se produjera tos, se debe repetir la determinación.
  8. Realizar 2 mediciones dejando un espacio de tiempo entre ellas. Si la diferencia es mayor de 5 unidades, repetir una tercera.
  9. Registrar todas las determinaciones y la hora en la que fueron tomadas y mostrárselas de forma regular a su médico o enfermera.

 

Interpretación de las cifras tensionales

De forma general, las cifras de tensión arterial deben ser:

TAS (tensión arterial sistólica) conocida como “la alta”: <140

TAD (tensión arterial diastólica) conocida como “la baja”: <90

En pacientes diabéticos, con eventos cardiovasculares recientes o enfermedades renales estas cifras deberían ser menores según indicación de su médico.

Casos en los que tiene que acudir a su médico

  • Si su tensión está entre 141-159/91-94; se trataría de una hipertensión mal controlada o una hipertensión no diagnosticada y debería acudir a su médico de Atención Primaria
  • Si la tensión es mayor de 160/95, se trataría de una crisis hipertensiva y debería solicitar una consulta urgente.
  • Si su tensión es anormalmente baja con cifras menores de 100/50.